viernes, 18 de noviembre de 2011

3pMumahc ß IIpado

O lo que es aproximadamente lo mismo “El Hermitage en el Prado”, estos son los caracteres que descubrí en el lápiz de recuerdo de esta exposición, los colores del lápiz son oro y rojo como corresponde a Rusia y más si se trata del Hermitage, un palacio lleno de tesoros artísticos.
Siempre he tenido fascinación por el Hermitage y en general por todo lo “ruso”. Hace años me compré un catálogo para turistas editado en francés, es de los años sesenta o setenta con una cubierta tan fea que la forré, el catálogo tiene bonitas fotos y era una forma de acercarme a un lugar que deseo visitar y al que espero poder ir algún día.
Por eso cuando tuve la oportunidad de visitar la exposición “El Hermitage en el Prado” me esperaba un gran anticipo de lo que será algún día mi visita auténtica, por un momento hasta pensé en no ver la exposición y así mantener la curiosidad hasta el día que vaya al Museo (visita que no tiene por el momento ninguna posibilidad de concretarse, aunque confío siempre en las sorpresas de última hora, hace unos años quería ir a Berlín, no pudo ser y unos meses después sin prepararlo estaba en la Puerta de Brandemburgo); así que no voy a decir que me decepcionó pero sí que no pude disfrutarla como esperaba, quizás es que al estar las obras exhibidas en las salas destinadas a las exposiciones temporales no pueden contemplarse sosegadamente, debido al gran éxito de las exposiciones del Prado hay una gran afluencia de público y poco espacio en ocasiones para contemplar las obras y poder leer los carteles que las acompañan.
La exposición del Hermitage en el Prado nos da una idea de las increíbles joyas que forman parte de la colección de ese museo, y supongo que su préstamo ha supuesto un sacrificio importante. Por una parte hay grandes obras de artistas admirados y reconocidos como Caravaggio, Velázquez, Tiziano, Rembrandt, casi al final del recorrido se encuentran obras valiosas pero a lo mejor menos conocidas para el público que visita la exposición, obras de Sonia Delaunay, Derain, Malevich, como transición se pueden encontrar tesoros un poco inesperados, una bellísima obra de Gauguin “Te avae no Maria”, “La bebedora de absenta” de Picasso con una luz verdosa y fría que hace que te sientas en medio de un oscuro y solitario café parisino a la espera de un vaso de absenta, “San Sebastián curado por las santas mujeres” de Ribera potente, oscuro y luminoso a la vez, detallista y misterioso. Un paisaje delicado y moderno de Claudio de Lorena o toda una colección de arquetas, cajitas y objetos curiosos con materiales preciosos traídos de China y la India.
Si tienen la suerte de visitar la exposición en un día con poco público seguro que pueden disfrutar de la maravillosa colección, yo espero poder volver a verla algún día en el Hermitage pero mientras tanto es una gran oportunidad poder dejarse llevar en un viaje que comienza en la pintura inicial que muestra el imponente Palacio con una luz helada hasta la pregunta final que nos plantea el enigmática y osado “Cuadrado Negro” de Malevich.




* This phrase can be translate (approximately) as “The Hermitage in the Prado”, I discovered this characters in the pencil that I have bought as a souvenir from my visit to the the exhibition of some works of art from the Hermitage collection in the Prado Museum in Madrid, the pencil colors are gold and red as it should be if we take into account that we are talking about Russia and the Hermitage.
I have always been fascinated by the Hermitage and in general by all Russian culture, so I had great expectations about this exhibition though in a first moment I considered not to visit it in order to not spoil the excitement of my future visit to the Hermitage (even though this visit is not at all scheduled for the immediate future, but I trust in surprises some years ago I planned to visit Berlin and I couldn´t and without expecting it some months later I was walking by the Brandenburg Gate). I would lie if I say I didn´t like the exhibition although I didn´t enjoy as I expected because it was really crowed and it was impossible to contemplate peacefully the works of art or have some quiet time to read the texts.
This exhibition give us a hint of what we can find in the Hermitage, fabulous works of art from admirable and well known artists such as Rembrandt, Velazquez, Caravaggio or Titian, also we can enjoy some less popular artists’ works as Sonia Delaunay, Derain or Malevich, and as a balance between both we can discover a colorful marvelous work by Gauguin “Te avae no Maria”, a mysterious “Absinthe drinker” by Picasso, in blue and green that makes you feel inside a Parisian bistro, an obscure although full of touch of light “Saint Sebastian cured by the Holy Women” by Ribera. A modern and delicate landscape by Claude of Lorraine or a magic collection of little jewelers, boxes made in gold and precious stones from China and India.
If you are lucky enough and can visit El Prado in a quiet afternoon you will have the incredible opportunity of enjoying this fantastic collection in Madrid and travel from the immense and frozen Hermitage Palace painting from the entrance to the enigmatic last question made by Malevich in his “Black Square”.



Para más información visiten http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/tesoros-del-hermitage/
For further information please visit http://www.museodelprado.es/en/exhibitions/exhibitions/at-the-museum/tesoros-del-hermitage/

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Las Uvas de la Ira / The Grapes of Wrath



Primero ví la película de Las Uvas de la Ira dirigida por John Ford mucho antes de leer el libro que por una razón o por otra no abrí hasta hace unas semanas. Ví la película con mi hermana en un extraño ciclo de Derecho y Cine (¿o era Derecho, Cine y Derecho de la Competencia que era lo que mi hermana estudiaba en la Universidad de Lovaina?), me gustó más de lo que podía imaginar y sobre todo me quedó grabada la imagen de Henry Fonda como Tom Joad, para mi ya inseparables uno del otro. Cuando ví la película era la primavera del año 2007, lejos parecía estar la crisis que ahora vivimos. Las Uvas de la Ira eran el relato de un tiempo terrible pero que estaba superado, el crack bursátil del año 1929 y sus consecuencias, las fotografías de Dorothea Lange hechas película, la fragilidad del ser humano expuesto a las leyes irracionales del mercado, el desamparo y la injusticia te hacía reaccionar después de haberla visto, pero la historia en sí, la lucha por la supervivencia de unos campesinos desterrados de sus tierras y reconvertidos en recolectores de fruta trashumantes no tenía mucho sentido en el mundo de 2007, yo pensaba que en un país civilizado y con un estado de derecho no podría nadie ser despojado de sus tierras por un banco, echado a las calles sin garantías y explotados por cualquier empresario sin poder contar ni siquiera con una mínima ley laboral.
No sé si es tanta lectura de análisis económicos que se contradicen uno al otro, tanto periodista con cara falsamente compungida hablando de la tragedia griega o simplemente la costumbre de mirar al pasado para entender un poco lo que puede traer el futuro pero el caso es que saqué el libro de la estantería y empecé Las Uvas de la Ira. La traducción que leí era bastante buena, no puedo decir de quien es porque mis pertenencias están ahora mismo metidas en cajas, pero gracias a ella pude disfrutar de un libro que se intuye muy bien escrito en su lengua original. Desprende indignación, precisamente el sentimiento que engloba a tanta gente ahora mismo alrededor del mundo, ira, evidentemente, contra las injusticias y lo que somos capaces de hacernos unos a otros sólo por codicia. La tragedia de la crisis es la pérdida como les sucede a los Joad de lo más preciado que tenemos, la identidad, la familia, nuestro lugar en el mundo, lanzados lejos de su tierra experimentan el rechazo total de otros, por ser pobres, por no tener trabajo, por no tener un techo. Tom Joad dice “nosotros somos la gente”; y así nos ven los mercados como una masa a la que no se le presta mucha atención. Secretamente creo que deseamos que la crisis termine para salir como antes, gastar como antes y creer que la vida era como antes, pero ¿no debería este problema llevarnos a hacernos preguntas sobre todo, sobre nuestras formas de producción, nuestra formación, nuestras políticas, nuestro modelo de crecimiento?. ¿Dejar las grandes decisiones en manos de los políticos y la famosa economía de mercado nos hará sociedades más justas? ¿La solución es una interminable reunión de asambleas por todo el mundo?  Si salimos de la crisis ¿saldremos corriendo a ponernos hombreras y mostrar que volvemos a estar en la cresta de la ola o revisaremos lo que la economía puede hacerle a la “gente”?.
Es curioso que precisamente los Joad se dediquen a buscar trabajo recolectando algodón, melocotones, ahora que los alimentos suben exageradamente de precio y que las materias primas son en apariencia la salvación de nuestra economía, la de un mundo que ha abusado de su naturaleza y que no ha reflexionado lo suficiente sobre su ira.
Leer Las Uvas de la Ira es ser partícipe de la desesperación de las familias por cumplir sus sueños, bien modestos, una casa, una escuela para sus hijos, trabajo, comida diaria, ropa para vestirse con dignidad, permanecer juntos. Es además tener la terrible certeza de que las cosas pueden estar mal y aún peor con lo que la mejor decisión es ser todo lo solidarios que se pueda.



*Before reading the novel I have saw first the movie, directed by John Ford, as part of an strange cycle of Movies and Law (or was it Movies, Law and Competition Law because this was the area of study of my sister in Louvain University where we saw the film?), I already had the book but not read it just a few weeks ago. I liked the movie a lot, even more than I could imagine and from then on Henry Fonda and Tom Joad are for me the same person. When I saw the film we were living the Spring of 2007, the so famous actual crisis was or seemed to be far away. The Grapes of Wrath was a wonderful story of families surviving to the consequences of the 1929´s crack, Dorothea Lange´s pictures made film, neglect and injustice made you react to the story but the situation described, the struggle of a family to survive without a house, without a job, away from their land, was in fact strange to us. I thought that in our modern democracies no family could be thrown again from their own land, send to the streets to fight for a job with almost no protection from the law.
Maybe because the economist seem to contradict each other, maybe because I do not believe in what journalist are saying, maybe because it is necessary to study the past to understand the future I started reading few weeks ago, The Grapes of Wrath, a well written book that has indignation, a feeling common to a lot of people worldwide, wrath, evidently because of the terrible things humans are capable to do to each other just for greed. The worst of the crisis we are living is loosing the most valuable things we have, our identity, our place in the world, the Joads suffered from that and were humiliated for being poor, for not having a job, for being homeless. Tom Joad said we are the “people” but that is exactly the way the markets see us, an abstract mass they do not care for.  I think we secretly hope the crisis end to go and travel as we did before, buy things as we did before, live the life as we did before but…shouldn´t we question our system, our society, our way of producing, of growing, our politics, our education?. Leaving the big decisions in the hands of the markets and politicians will make us a better society? Are the endless popular assemblies the answer?. If we get out of this crisis will we run and put on our shoulder pads as we did before or we will think about what the economy has done to the “people”?.
It is funny that the Joad tried to work precisely collecting fruits when nowadays the prices of the food are climbing and the possible salvation are the raw materials, we have exploited a nature that could give us all and we have not think carefully about our own rage.
Reading The Grapes of Wrath is sharing the desperation of families to get their dreams come true, humble dreams that is, having a house of their own, education for their children, food to eat every day, a job, clothes to be dressed properly and stay together. It is also a lesson that things are wrong and can always turn worst so the only choice is to be as generous with each other as we can.



Todas las fotografías son de Dorothea Lange / All pictures are from Dorothea Lange

lunes, 31 de octubre de 2011

Mastering the Art of French Cooking! - Julie & Julia



En estos días en los que mis elecciones en el cine no han sido afortunadas me sorprendió mucho una película que vi por simple curiosidad y que en el cine pasó para mi completamente desapercibida, Julie & Julia. A pesar de haberla visto cual si estuviera en un viaje transoceánico, luces apagadas, ningún movimiento, y audífonos para no despertar a mi marido, la verdad es que la disfruté muchísimo creo que seguramente por esa banda sonora que tiene tan optimista y colorida, por el tema del que yo lo desconocía todo, sabía que se basaba en alguna chef famosa en EE.UU. pero no sabía de la importancia y la trayectoria de Julia Child.
Julia Child es exactamente lo que me fascinó de la historia, no sé cómo hizo Meryl Streep para transformarse por enésima vez en un personaje complejo, creí en ella cuando era la mala de Devil Wears Prada y ahora he vuelto a creer que es la simpática, nada convencional y divertidísima Julia Child. La historia de la autora de Mastering the Art of French Cooking es lo mejor de la película, una mujer que llega al París de la postguerra y descubre un oficio que es una pasión maravillosa que la llevará a experimentar, a construir un espacio propio, a escribir y finalmente a ser una estrella televisiva. Es atrayente este personaje que no conoce límites a sus románticas ideas y que no tiene miedo a ser quien es. Grande, valiente y talentosa. La otra parte de la historia, una chica joven en busca de un escape a su rutinaria vida como empleada del gobierno me resultó mucho menos atractiva, quizás porque su personaje se obsesiona tanto con Julia Child que acaba inexplicablemente usando perlas a todas horas y consultando su libro como si se preparara para una carrera de obstáculos. Por eso precisamente esa parte no me gusta, toda la felicidad, el placer, la pasión despreocupada que Julia Child muestra cocinando, experimentando y en definitiva haciendo lo que le gusta en el personaje de la escritora del blog, Julie, se vuelve mortificación y angustia.
La comida es para disfrutarla y las pasiones aunque sin duda a todos nos cuestan mucho, también. Es tan interesante explorar, experimentar y equivocarse en el proceso, partir de una inspiración para ser uno mismo y disfrutar del viaje sin importar hacia donde te lleve.
Es maravilloso pasear de la mano de Julia Child por algunas calles de Rouen y París pero sobre todo por encima de mantequillas que se funden en las cacerolas dejando un precioso líquido de oro, ver como disfrutan del crujiente pan, como se cose una y mil veces un pato y casi oler ese estofado de carne. La historia de Julia y Child y su marido es también una historia interesante y por eso creo que dos de los libros que intentaré conseguir serán sin duda el Mastering the Art of French Cooking y My Life in France el libro póstumo de Julia Child que supongo que entrelaza sus aventuras culinarias con las propias de su vida en Francia tras la II Guerra Mundial.


*Lately I haven´t been very fortunate with my elections on movies so I was really happy when I saw Julie & Julia just for fun because I didn´t know anything about this film and it passed unnoticed to me on the cinema. Even though I saw it like if I was in a transatlantic flight (no movement at all, all lights off and headphones to not wake up my husband) I enjoyed it very much, especially because I discovered the story of Julia Child, an important American chef from who I ignored everything.
And precisely Julia Child was the fascinating object of the film, I don´t know how Meryl Steep managed once again to transformed herself into a complex character, I surrendered completely to her evilness in Devil wears Prada and this time I couldn´t but love the so incredibly pleasant, super funny and open-minded Julia. This woman arrived to France after the II World War and discovered her passion, the food, learned to cook and started a fantastic adventure that led her to write about cooking and finally became a TV star. Is fascinating to learn about the life of this woman, brave, very tall, talented and original. The other character, the young blog writer that wants to change her monotonous life and start to cook Child´s recipes, was less interesting to me, maybe because Julie gets so obsessed with Child that ends wearing pearls at any time and consulting Child´s book as if she was in an obstacle race. Childs free relation with food its what really enchanted me, the way she enjoys the bread, melt the golden butter, sew the duck or cook the famous beef bourguignon. Passions are to enjoy them without boundaries.
The story of Julia Child, her experiments, her curiosity, her courage and the story of her relation with her husband are very interesting for this reason I think I am going to chase her book Mastering the Art of French Cooking but also her last one My life in France, I can only imagine with excitement the relate of her adventures discovering the food and the life of the post World War France.

domingo, 30 de octubre de 2011

Lo simple




Algunos lectores de las tiras de Mafalda recordarán el momento en el que Libertad conoce a Susanita, en este encuentro entre dos personajes diametralmente opuestos tanto en su forma de ser como en su físico, Libertad le dice a Susanita que le gusta la gente simple y le dice a ver sé simple. El resultado es catastrófico. ¿Qué significa ser simple? Desde el punto de vista de Libertad es ser honesto, coherente, sin demasiadas florituras ni exageraciones. Parece que la gente desea volver a lo simple entendido esto como volver a lo auténtico, a los sitios acogedores con una decoración personalizada, a las comidas bien preparadas donde los ingredientes no estén camuflados.
Pero…¿Qué es lo simple? Quizás las cosas bien hechas, pensadas y meditadas que cumplen su función, un buen bolso de cuero que te acompaña en muchos viajes, una suave manta de lana, el entretenimiento feliz, una cena entre amigos, una puesta de sol, el trabajo hecho con nuestras manos, el esfuerzo diario, los acuerdos, el interés por el bienestar común.
Vuelve a tener toda su importancia la belleza de los materiales sin tratar como la madera o el ladrillo, el sabor potente de unos tomates de huerta y la fuerza de las palabras bien entrelazadas de los libros bien escritos, nadie quiere encontrarse hoy con habitaciones de hoteles con alfombras y cuadros abstractos encargados al por mayor sin ningún cuidado, ni entrar en un restaurante de decoración fría y largos menús con profusión de ingredientes. En las críticas de hoteles y restaurantes o bares encuentro repetidamente una descripción y es la de que en tal o cual sitio te puedes sentir como en tu casa, refiriéndose esto a lugares en donde con materiales más o menos modestos se crean ambientes acogedores, muy cálidos. La gente no sabe que esperar del futuro y quizás por eso es tan necesario rodearse de certezas, volver a lo simple y lo básico para intentar entender el tiempo presente y una vez más intentar entendernos a nosotros mismos, porque cuando no hay nada seguro vuelven a surgir las mismas preguntas elementales que se han hecho todos los seres humanos de la historia. Sin embargo mientras buscamos respuestas lo que es seguro es que ese futuro depende de lo que hagamos hoy, tenemos la posibilidad de cambiar, de volver a lo simple, para quizás construir un mejor futuro.







*If you are a fan of Mafalda (the cartoon created by the Argentinean graphic designer Quino) you might remember the moment when Libertad and Susanita two of Mafalda´s best friends first met. Libertad explained Susanita that she likes simple people and ask her to be simple, the meeting was a disaster as Susanita was totally opposed to Libertad physically and emotionally. What Libertad meant was that she liked the normal things, being honest, no frills or exaggerations. It seems that right now what people need is to come back to natural things, to warm places, to well cooked meals, to the authentic.
But…What is simple? Maybe the well manufactured goods, a soft leather bag that travels with you around the world, a cozy wood blanket, a happy way of entertainment, dinner with friends, a beautiful sunset, the work we do with our own hands, the efforts we make in our daily lives, the agreements, to pursue a better society for all.
The beauty of the natural materials as wood or brick, the strong taste of the ecological tomatoes, the wise well connected words of the good literature are being valued again, no one wish now to enter in a hotel room with impersonal abstract carpets and paintings, neither people want to seat in a cold decorated restaurant with a long incomprehensible menu. Lately when I read reviews about new hotels or restaurants when they are simple welcoming spaces they are described as places you will feel like your own home. We do not know what the future will bring to us and that is why we need to be surrounded of things we know, things that will make us feel safe, coming back to the basics will help us understand who we are after all, is a way to find answers to the questions all humans have been making themselves since our history started. In the meantime while we find the answers we so desperately need what we have for sure is our present and in our hands lies the possibility of building a better future. So, be simple.






Las fotos corresponden al Restaurante Danés Noma, Bolsos Wayúus (indígenas) hechos a mano, vajilla de los años 70, obra de Fernando Zóbel, edificio de Alberto Campo Baeza y fotografía de Robert Mapplethorpe.

The pictures are from Noma Restaurant in Denmark, Wayuu hand made bags, collection of seventies dishes, painting by Spanish artis Fernando Zobel, building in Mallorca by Alberto Campo Baeza and picture by Robert Mapplethorpe.

miércoles, 5 de octubre de 2011

El libro de recetas en blanco



Mis libros de recetas (dos) prácticamente no están escritos, en realidad me he dado cuenta que más que libros de recetas son contenedores de papeles manuscritos, recetas copiadas de otros, transcritas desde algún blog o e-mail, recortes de revistas.          Me encantan las libretas, los lápices o unas cajas de colores, cuando descubrí la papelería Van Dorp en la isla de Aruba soñaba con trabajar allí, en mi imaginación era (y es) una ocupación perfecta, rodearme de colores, libretas, papeles, lápices y al salir de allí bañarme en la playa todo el año. Aunque Van Dorp también venda libros es en realidad un paraíso de papel y colores de madera. Debido a ese gusto por las libretas un día me compré o me regalaron la que para mi era la más inútil de todas, una libreta llamada Mis Recetas. Cuando llegué a España a estudiar, mi primera “receta” fue hacer unas crêpes para cenar, siguiendo para ello paso a paso las instrucciones que me dio mi hermana, así, dispuse en un recipiente de vidrio la harina mezclada previamente con la leche y los huevos, encima de la harina agregué el queso, al terminar de hornearse yo estaba convencida de que saldría esa harina ya dorada al estilo crêpe con el queso fundido y yo sólo tendría que doblarlas, todavía me acuerdo de la cara de espanto de mi abuela cuando vio el desastre y yo le expliqué cual había sido mi intención culinaria.
A pesar de que las mujeres de mi familia son hábiles cocinando yo nunca tuve interés en aprender y nada me aburría más que cualquiera de mis abuelas me explicara paso a paso alguno de sus platos, yo fingía interesarme pero la verdad es que no supe lo que “montar unas claras a punto de nieve” quería decir hasta hace relativamente poco. Supongo que el deseo de cocinar va unido al gusto por comer y a la curiosidad por conocer como se elaboran los platos que te gustan. Empecé a apreciar la comida también bastante tarde y el deseo definitivo por aprender a cocinar sólo se manifestó cuando ya estaba sola, sin nadie que cocinara para mí, a pesar de que mis abuelas ya no podían echarme una mano los platos con los que me inicié tenían relación con ellas, y cosa curiosa cada vez que cocinaba algo nuevo me acordaba de los gestos, las explicaciones, los pequeños rituales de las mujeres de la familia cocinando, mi madre que es imaginativa y le gusta investigar, mi abuela C que hacía una lasaña increíble, mi abuela J que hacía unos bollitos de plátano que no he vuelto a comer en todo Maracaibo, mi hermana que es lo más parecido a Adrià que tenemos en casa, mis tías abuelas que cocinaban para los días de celebraciones familiares y una persona que aunque no es de la familia lo es por adopción y a la que he visto sacar de un minúsculo horno en París postres deliciosos de esos que sólo los franceses saben hacer.
Me gusta la gente abierta que disfruta probando cosas nuevas y que no teme a nada, me encanta que me inviten a comer algo que otra persona se ha tomado la molestia de preparar y  creo que lo mejor de cocinar es “comerte” tu trabajo, ver como se materializa en un plato por simple que sea lo que unos minutos antes eran sólo ingredientes desperdigados sobre una mesa de cocina.
Como nada me gusta más que una librería yo tengo una en mi cocina, donde guardo los libros de gastronomía que compro o me regalan y también mis libretas que aunque casi vacías de anotaciones están llenas de recetas y también de recuerdos.



*I have two recipes notebooks though I have found out that both of them are in fact folders to keep the recipes I cut out from magazines, that I have wrote down, copied from a blog or from an e-mail, received from someone else. I love more than anything the notebooks, a box of crayons or pencils, when I discovered Van Dorp, a bookshop in the island of Aruba I fantasized about the fact of working there, it would be nice being surrounded by those incredible papers, pencils and colors and after finishing my job go to the beach. Even though in Van Dorp they sell books it is actually a paradise of paper and crayons. As I like notebooks so much one day I bought or someone gave me the most useless of them all, it has My Recipes written on the cover. When I arrived to Spain to study at the university I decided to cook for the first time, with the intention of making some crêpes with cheese I put in the oven the flour mixed with the eggs and the milk with some cheese on top, I was sure that once I would open the oven the mix would be transformed in some delicious crêpes, my grandmother could not give credit to what she saw.
The women of my family cook pretty well however I never pay any attention, I pretended to follow up the instructions that my grandmothers gave me about one recipe or another but the thing is I have not learned what “beat eggs white” meant until very recently. The interest in cooking is united to the interest in food, I have not appreciated food until very little, too. The desire to learn how to cook came later when I found myself alone without nobody to cook for me, at that moment my grandmothers have already passed away still I started with recipes that I saw them cooking and all of a sudden I remembered their explanations, their rituals,  I remembered my mother who is always curious and willing to investigate new forms of cooking, my grandmother C who made the most incredible lasagna, mi grandmother J who made delicious plantains filled with ground beef, my sister who is some kind of Adrià, my two great-aunties who made fabulous dishes for special occasions and someone who is not exactly from the family but I always remember taking out from a tiny oven in Paris some fantastic French desserts.
I like people who is always ready to try something new, people who is not afraid, people who offers something they have cooked, the best thing of cooking is to actually “eat” your job, seeing how some ingredients are transformed into something else, into a real dish.
Because one of my favorite things in this world are libraries I have made one also in my kitchen, composed by the books that I have bought, the books that I have been given and my notebooks with a lot of white pages but full of recipes and memories.

Una última cosa / One more thing
Receta: Entrecot de carne, salsa de pimienta y patatas “fritas” al vapor / Fillet steak, pepper sauce, steamed potato chips
Ingredientes/ Ingredients:
4 trozos de entrecot / 4 fillet steaks
Pimienta blanca en granos / White peppercorns
Crema fresca de leche o nata / Crème fraîche or cream
10 centilitros de caldo de carne / 3,5 oz of meat stock
2 centilitros de Cognac or brandy / 0,7 oz of Cognac or brandy
Vino blanco / White wine
Mantequilla  / Butter
Aceite / Oil
Sal, pimienta / Salt, pepper
Patatas / Potatoes

Preparación / Instructions:
- Pelar las patatas y cortarlas como si fueran a freirse, un poco gruesas para que queden jugosas, cocinar al vapor en el horno o en una cacerola / Peel the potatoes and cut them as if you were going to fry them, thick so they will be juicy, steam them in the oven or in a saucepan
- Pintar con un poco de aceite los filetes / Cover the steaks with a little bit of oil
- En un mortero machacar bien los granos de pimienta / Smash the peppercorns
- Cubrir una de las caras de cada filete con los granos de pimienta machacados y algo de pimienta negra al gusto / Cover one of the side of the steaks with the smashed white peppercorns and some extra black pepper if you like
- Sellar los filetes en una sartén / Fry (just a bit) both sides of the steaks in a fry pan
- Calentar el cognac en una olla, cuando esté caliente verter sobre los filetes y flambearlos. Introducirlos después en el horno a 85º C hasta que estén hechos / Heat the brandy, once is warmed add to the fry, ignite the brandy until the flames die and the steaks have been “flambé”, then introduce them into the oven at 185º F until they are done
- Agregar a la sartén un poco de vino blanco, esto removerá los restos de cognac. Incorporar el caldo. Remover. Agregar la crema. Agregar la sal. Fuera del fuego agregar la mantequilla cortada en cubos, es importante que la mantequilla se derrita y mezcle fuera del fuego. Agregar a esta salsa los filetes, servir con las patatas al vapor / Add some white wine to the pan, this will remove the left brandy. Add the meat stock. Remove. Add the cream. Add the salt and out of the heat add the butter cut in cubes, it is important to melt and mix the butter out of the heat. Add to this sauce the steaks and served them with the potatoes

viernes, 30 de septiembre de 2011

Hay bandas que nunca mueren: Soda Stereo



Si hay una banda, un grupo, una música que haya marcado a toda una generación de latinoamericanos, esa es Soda Stereo, parafraseando el título de una de sus canciones más rotundas, Ella usó mi cabeza como un revólver, yo titulo esta entrada Hay bandas que nunca mueren pues eso es lo que ha ocurrido con Soda Stereo, un grupo declarado oficialmente muerto por sus integrantes en 1997 para resucitar una década después y seguir en estado latente. Gustavo Cerati su cantante y miembro más conocido espera despertar de un coma que se prolonga ya demasiado tiempo.
Si vives en Caracas, Buenos Aires, Ciudad de México, si simplemente rondas los treinta y algo y vives en Latinoamérica y te gustan Soda Stereo, probablemente hayas estado en algunas de las sesiones de El Último Concierto, la despedida oficial del grupo en 1997. Yo también tenía entrada para el concierto de Caracas pero (y de ahí que mi entrada esté completa, sin romper) no pude ir. Siempre he lamentado no haber podido estar en ese concierto, al que muchos de mis amigos fueron y que ha quedado en su recuerdo como una de esas cosas que no se olvidan jamás.
Lo que canciones como En la ciudad de la furia, Persiana Americana, Cuando pase el temblor, El séptimo día, evocan en mi es un montón de recuerdos de cómo era la ciudad en la que crecí entre los años ochenta y noventa, un caos que crecía a toda velocidad pero donde aún muchas cosas eran posibles, una juventud con ganas de viajar, aprender y experimentar, fue al revés que para otros países el fin de una buena época en la que empezaron los primeros problemas económicos graves para Venezuela, y aún sin embargo había muchísimas posibilidades porque muchas cosas estaban por hacer. Desde Caracas se emitía un programa de vídeos musicales llamado Sonoclips que para nosotros era una ventana para descubrir a grupos venezolanos como Sentimiento Muerto que nos acercaban a lo que se hacía en Inglaterra o en Buenos Aires.
Canciones como Ameba o Primavera 0, llevaron a Soda Stereo a algo más allá de la actitud punk y las guitarras acompañadas de letras poéticas, se abrieron a la experimentación de los noventa y de los nuevos sonidos que ya estaban superando al grunge desde Bristol.
Lo que Soda Stereo significó para mi fue la entrada hacia la buena música que se hacía en español, que también podía ser diferente y tener unas letras con las que yo me identificaba mucho más que con la música “latina” al uso, contradictoriamente gracias a la apreciación de la música de Soda pude llegar a esa música latina que a veces menospreciábamos pero que tiene en Rubén Blades, Celia Cruz o Willie Colón dignos exponentes, revolucionando ellos también en su estilo la música del momento. Las canciones de Soda Stereo, Fito Páez, Dermis Tatu, Desorden Público, Café Tacuba u otros eran para nosotros a finales de los noventa el acompañante lógico y natural de Air, Nirvana, Daft Punk, Portishead, Alice in Chains, Massive Attack o Bjork, en una ciudad con 40º a la sombra algunos nos empeñábamos en ser distintos y en eso Soda Stereo siempre fueron maestros.
Las razones por la que Soda Stereo es un grupo que seguirá sonando, que seguirá siendo contemporáneo, son su deseo por conocer la música del momento y matizarla a través del filtro de su estilo y sus conocimientos como músicos, estuvieron siempre en la vanguardia, mirando hacia lo que se hacía fuera de su país, de su continente, sin miedo a mezclarlo con sus propias tradiciones musicales, con otros experimentos más personales, un camino propio pero siempre conectado con lo que se creaba en el momento. Soda Stereo es mucho más que De música ligera y su canciones nos han acompañado a través de los años y seguirán estando ahí trascendiendo el momento, porque hay bandas que no mueren.


*Soda Stereo has been one of the most important bands in Latin America between the 80s and the 90s, they evolved from punk to electronic always with an original style, authentic and unique, with poetic lyrics that made this band to be a real symbol for an entire generation that was trying to find their own path while trying to get connected with the music made in the UK or the USA, a generation who felt different in a continent revolved by immense contrasts and political troubles. This particular style explains why Soda Stereo will never die for us and their music always “avant garde” will be remember and it is now a classic.
If you wish to discover them I suggest you to listen to what they have composed not exactly in order, explore the incredible sounds of their album “Dynamo”, experimental music in Spanish and then come back to their beginnings with “Signos” and one of the most famous of their songs “Persiana Americana” and jump again to the their last creations and listen “Ella usó mi cabeza como un revólver” to have a slight idea of what Soda Stereo music is and the meaning this had in Latin America during the transition between the 80s and the 90s.

jueves, 15 de septiembre de 2011

La piel que habito / The skin I live in




De “La piel que habito” lo que debe ser destacado en primer lugar es su música, Alberto Iglesias ha hecho un trabajo extraordinario manteniendo a través de sus composiciones la intriga, el suspense, el misterio y al mismo tiempo siendo sutil pues su música no avasalla sino que completa la fuerza y el colorido de las imágenes así como el transcurrir de la historia, la película sin esta poderosa banda sonora no sería la misma y será uno de sus elementos más recordados.
Como es habitual en las películas de Pedro Almodóvar en “La piel que habito” la escenografía tiene también un importante protagonismo, los colores estridentes y los mosaicos con regusto entre tradicional y art-nouveau de “Volver” o “Todo sobre mi madre” se han dividido en este caso para concentrarse en puntos de color, que se encuentran en las alfombras, en algún sillón, o sólo como pequeñas referencias casi escondidas, una decoración más contenida quizás por el tono “negro” de la película pero no sobria.
Del trabajo de los actores tengo que decir que me sorprendió Antonio Banderas, actor del que no he soportado ninguna de sus películas, no sé muy bien si porque no ha escogido temas que a mi me interesen o porque no me gusta como actor, supongo que ambas cosas, en este caso su papel es creíble y está hasta atractivo, sin embargo considero que la protagonista absoluta es Elena Anaya quien tiene una mirada sugestiva y una fuerza interpretativa que reside en su propio cuerpo no sólo en sus diálogos.
La historia es complicada, retorcida y al principio no está muy claro cual es el tono y la intención de la película, que no creo que sea conscientemente ser un film del género “negro”, creo que es una historia muy oscura que ha sido llevada a la pantalla por un director con una forma de hacer cine muy particular que se hace presente también en este caso, no sería posible pensar que Almodóvar no va a introducir sus diálogos surrealistas, sus mujeres al borde de un ataque de histeria y sus psicópatas que son buenos, son malos y son simpáticos.
Las críticas no han sido buenas pero a mi me gustó bastante, creo que hay que atreverse a probar lo diferente, a romper con nuestras propias rutinas y eso es lo que ha hecho Almodóvar, no volver a repetir lo que todos conocemos de él y mostrar lo que quizás sean sus nuevos intereses.
Las películas de Almodóvar en si no poseen un final, queda todo en suspenso y sólo nos queda imaginar, en este caso por el tema que trata esta película, las especulaciones sobre como continúa la historia seguro que serán de los más variado.
Nota preferentemente para mujeres: fíjense en una escena en la que Elena Anaya recibe  variado maquillaje, una delicia ver todos los lápices, sombras y polvos que salen en pantalla.





*The best thing of “The skin I live in” is without doubt the soundtrack, Alberto Iglesias, a Spanish musician has made an extraordinary job, through and thanks to his music the tone of the film, the mystery, the suspense is kept. At the same time the music doesn´t hide the scenes is just there as the perfect companion. The music will remain in your heads and will be remember for long time.
“The skin I live in” is Almodovar´s and that is evident in the touch of colors on the sets, of course it is far away, being (as it is described) a “noir” film, from other of his creations as “Volver” or “All about my mother” with their bright colors or their art-nouveau mosaics, in “The skin I live in” colors are concentrated, in the carpets, in the sofas, on the walls, partially hidden.
Regarding the actors I have to admit that Antonio Banderas really played his role very well, I even believed him and found him attractive, all his previous film were unbearable for me, although the absolute prominence in the screen was held by Elena Anaya, she has such suggestive eyes and a body that speaks and express the feelings even more than her words.
The story is complicated, twisted and at the beginning not at all clear, you don´t know if you have to laugh or be afraid, I don´t buy the idea that this is a noir film, it is more a obscure story transformed by a director with a particular way of conceiving cinema, it is not possible to watch an Almodovar film without his touches, his hilarious dialogues, his powerful women sometimes hysterical, his psychopaths who are bad, good, nice.
Reviews in Spain has not been good, I like it very much and I do believe is courageous to break with our routines, with our own conventionalisms, Almodovar has not made exactly what was expected from him.
Almodovar´s film haven´t a define end, the audience have to complete the story, in this case because of the main subject of the film, the discussions about the continuation will be very diverse.
Note especially for women: Attention to one scene when Elena Anaya receives a set of make-up, an incredible combination of pencils, shadows, powders, a pleasure for the eyes.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

The Wire




¿De qué trata The Wire? me lo preguntaba todo el tiempo al leer críticas y elogios constantes sobre esta serie hacia el año 2004 después de dos años de su estreno. Las fotografías y en general las reseñas sobre ella me decían que se trataba de una serie sobre tráfico de drogas, sobre bandas, sobre policías, sinceramente no me interesaba en absoluto y no tenía ninguna intención de verla. Pero una vez que vi los primeros capítulos de Tremé empecé a pensar que debería hacer el esfuerzo de comprobar que era eso que tanto atraía a la gente de The Wire, al principio la serie no me gustó tanto como esperaba, pero al final de la primera temporada ya tenía decidido verla entera, ¿por las tramas de asesinatos, tráfico de drogas y las investigaciones policiales? no, aunque estos aspectos conforman el desarrollo de la historia y están muy bien explicados, de forma realista y me imagino que bastante fiel, lo que me interesó de The Wire y supongo que a cualquiera que la vea es la forma de construir a los personajes, el retrato de una ciudad, Baltimore, que sale deprimida, atrasada, desordenada y donde no hay mucha esperanza de cambio. Las muertes se suceden en las zonas más pobres del Este y el Oeste y esa violencia constante sólo es objeto de atención cuando son las clases medias o ricas quienes las sufren. El problema de esto, como se ha comprobado en ciudades como Sao Paulo, México D.F. o Caracas es que la violencia de las favelas, de los distritos apartados, de los “ranchos” termina siempre en las calles, iniciando una guerra donde todos terminan perdiendo.
La serie consta de cinco temporadas, la primera presenta los mecanismos del tráfico de drogas en las calles de Baltimore, la defensa de las esquinas del trapicheo por parte de los grupos que compran y distribuyen la droga, recorres a través de los capítulos por donde fluye el tráfico y también lo más importante, el dinero, el que se lava mediante la compra de bienes inmuebles, la compra de políticos, jueces y policías. Todo es más o menos como pensamos que es pero se muestra tan real que asusta imaginarse a los políticos de cualquier ciudad, no sólo de Baltimore, comerciando con sus intereses, haciendo la vista gorda ante el tráfico de drogas, o de inmigrantes, o de influencias.
La segunda temporada se centra en el Puerto de la ciudad, como el declive de los astilleros y de la actividad en el Puerto empuja a los sindicatos a aceptar participar en el tráfico, a saltarse la norma para sobrevivir a la inexorable ley de la oferta y la demanda de un sistema económico que no entiende de tradiciones ni grupos sociales ni de trabajadores. La tercera temporada vuelve a los vericuetos de  la guerra por el control del tráfico, con un retrato puro y duro de la violencia en las calles tal como ocurre ahora mismo, en este mismo momento en que esto escribo o esto lees, en tantas ciudades, con gente que muere por encargo, gente cuya vida no vale nada y por la que nadie se preocupará.
La cuarta temporada para mi es la mejor, todo depende de cual sea tu interés especial, en ella por una parte se muestra el sistema educativo público en la ciudad, como la degradación de los servicios públicos y en especial el educativo son la puñalada definitiva sobre un grupo de gente sin oportunidades, si la educación no les ofrece una salida, si no los prepara para abandonar las calles y las actividades delictivas, si ni siquiera puede considerarse educación por la falta de interés, materiales, ¿cómo rescatar a los niños, a los jóvenes?, yo sólo creo en la educación como método para erradicar la pobreza, el atraso y también la violencia, si no se cuida la educación se pierde toda posibilidad de terminar con el círculo vicioso de muerte y miseria. Por otra parte está el retrato de la política y sus entresijos, tema que también me fascina, y ese es el término que siento por la política, me interesa enormemente en la misma proporción en la que me produce repulsión, ¿qué hace que muchos políticos quieran cambiar el mundo y luego sean ellos quienes contribuyan a destrozarlo todo?, las circunstancias del sistema al cual tienen que adaptarse, la corrupción ya aceptada por los propios ciudadanos, la falta de medios y de imaginación, pero también y eso es lo esencial el deseo de poder, el poder pasa a ser lo primero por encima del propósito de cambio, se mantiene la necesidad de transigir con lo intolerable a cambio de no perder el poder.
La quinta y última temporada es la definitiva caída de la venda sobre los ojos, la política es lo que es y no va a cambiar, sólo cambian sus protagonistas, quienes no quieren ser parte del sistema viciado deben salir de él en busca de otros caminos, las buenas intenciones no son suficientes para cambiar los problemas de una sociedad, el fin no justifica los medios y el periodismo que puede ser el arma para destapar la corrupción, la mentira, está más al servicio del poder de lo que nos podamos imaginar. Sólo hay intereses y a su sombra los ciudadanos, que hacen sus vidas, que sobreviven, que intentan mantener su honestidad o al menos no formar parte de la farsa.
The Wire es dura, sin concesiones, ni siquiera a la propia ciudad que sólo está mostrada con cierta belleza al final, pero no es una serie para esperar un final feliz porque es toda ella un retrato periodístico exhaustivo de las miserias del poder, en la política, en la justicia, en las calles, es Baltimore pero podría ser un poco tu ciudad.










*I realize it is too late to write a review about The Wire, since it has been aired from 2002 to 2008, however I always wondered what the series was about?. I read a lot of critics, all of them telling how good this series was but I didn´t feel attracted to see a story about street bands selling drugs and being chased by polices in the city of Baltimore. However and after the suggestions of my husband and seeing some chapters of Treme I thought that the series should have something, at first I didn´t like it as much as I thought yet at the end of the first season I was really curious about the story and wanted to see it all. Because of the drug dealing, the police investigations, the mysterious homicides? Not exactly, I would say because of the way the characters have been conceived and the portrait of Baltimore, chaotic, dirty, violent, with no much opportunities, exhausted by the violence on the street, a violence that is just significant when it touches the middle classes not the poor ones, as it happens in Sao Paulo, Mexico or Caracas when the violence is growing in the misery neighborhoods it ends by getting into the cities, starting a war everybody will loose.
The series is divided in five seasons, the first one shows the bands selling drugs on the streets, taking care of their “corners” and defending their business, you follow the dirty money until the top of the pyramid, the investment on real state, on political campaigns, the bribery of judges, polices. The description is more or less how we could imagine this world was, but it is show in a very vivid, real way.
Second season is focus on the Port and how the union have to accept playing the game and form part of the drug dealing to not disappear, swallowed by an economic system that it is not capable to respect traditions, social groups, workers. The third season develop the war between bands, the constant violence, the death of people the exact way it is happen right now that I am writing this or you are reading this in some cities, deaths of people nobody cares for.
Fourth season for me is the best one, of course this depends on your personal interests as I do believe education is the key to finish the spiral of misery and death, if there is no education what opportunity will the kids, the young have? How they will quit the streets if they do not have future out of them? Can we call education a system with no real interest in teaching, with no budget, with no materials? On the other side the fourth season explains how politic game is cooked, the influences, the good purposes, the connection with the people on the streets and finally the victory, the power and  the slap of reality, the necessity to concede in order to not lose power and the old practices starting again and again, politics fascinate me at the same proportion it disgust me. How come people who thought about changing the world end by destroying it a little bit more?
The end of the series, the fifth and final season is the revelation of the truth, as it is not as we would like it to be, politics will not change, the honest will have to move aside if they want to survive, the good intentions are not enough, the purposes not always justifies all the actions and journalism that should be the last weapon to discover, to denounce, is at the service of the power, more than we can even imagine.
The Wire is hard, is violent, there is no happy end of the story, there is not beautiful landscape of Baltimore, just a little at the end, is a long report about the miseries of politics, justice, of the citizens, of Baltimore, however it could be my city, your city.













The Wire ha sido escrita por David Simon, las dos últimas fotografías corresponden a dos de los personajes que más me gustaron, Omar interpretado por Michael Williams, un delincuente con sus propias reglas que sólo roba a traficantes y Bunny interpretado por Robert Wisdom, un policía que se pregunta qué pasaría si se legalizaran las drogas, la respuesta en la tercera temporada de la serie.

*The Wire has been written by David Simon, the last two pictures are from Michael Williams playing the role of Omar, a thief with his own rules who robs only the drug dealers; and Robert Wisdom playing Bunny, a police who wonders what would happen if drugs would be legalized, the answer on the third season.

viernes, 2 de septiembre de 2011

El Sueño del Celta











Mario Vargas Llosa es, antes de que lo certificara un Nobel, uno de los mejores escritores en lengua castellana, desde la Ciudad y Los Perros, Conversación en la Catedral hasta La Fiesta del Chivo o las Aventuras de la Niña Mala, como todo creador nos ha ido introduciendo en su mundo y en sus inquietudes, a pesar de haber leído casi todos los libros que ha escrito y leer cada domingo la columna que escribe para el El País, los libros que más me han aclarado los orígenes de su literatura, sus luces y sus sombras han sido La Tía Julia y el Escribidor y el Pez en el Agua, particularmente en este último nos acerca a su período como candidato a la Presidencia de la República del Perú, una aspiración legítima y lógica cuando eres ciudadano de un país con tanto por hacer, algo que quizás los intelectuales de otros países no puedan entender o consideren sólo como un deseo de adquirir prestigio social. Para entender la atracción por la política en los países latinoamericanos hay que haber vivido en alguno de ellos y haber asistido a las miles de promesas no cumplidas, de oportunidades perdidas, a la gran riqueza material que se pierde en las aventuras empresariales de los que están cerca del poder; pero cuidado como nos advierte Vargas Llosa con la complacencia para con nuestros errores y con nuestro pasado, cuidado con las políticas populistas que tienen en el pueblo (¿qué pueblo?) su símbolo y que por el pueblo cercenan derechos, acaban con cualquier iniciativa privada, cierran fronteras y nacionalizan recursos para ponerlos al servicio de no se sabe muy bien quien. Así, se podrá estar en mayor o menor desacuerdo con el escritor pero su intención real de querer un Perú mejor, su defensa a ultranza de la libertad, de los derechos humanos, hacen que sus posturas políticas al menos estén apoyadas en sólidos argumentos, no basta con querer que el “pueblo” gobierne, las políticas populistas le han hecho un daño enorme a los países latinoamericanos y los caudillos con los que el pueblo se obnubila no han sido más que sátrapas medio locos que han arruinado a sus países, pareciera que Vargas Llosa en sus últimos libros desea desentrañar los misterios de la personalidad humana, acercándose a hombres con existencias singulares. La Fiesta del Chivo es la historia horrible de Trujillo y de la República Dominicana bajo su mando, El Paraíso en la Otra Esquina retrata la existencia de Paul Gauguin y de Flora Tristán, dos soñadores, dos inconformistas, el recuerdo que tengo de este libro es la imagen de playas perdidas, la sensación de aire fresco, un sentimiento de libertad.
En El Sueño del Celta el tema es el viaje personal de Roger Casement irlandés nacionalista que después de descubrir el horror del Congo y del Putumayo empieza a darse cuenta que su propia patria no es más que un territorio colonizado. Esto es lo importante del libro, están los relatos sí apoyados en la investigación histórica de Vargas Llosa sobre las torturas de los explotadores de caucho a los negros del Congo Belga y a los indios del Putumayo en el Perú, pero sobre todo es la historia de transformación de un hombre que cruza el mundo para encontrar aquello que le une con su tierra de origen, un ciudadano cosmopolita que abre los ojos a los problemas de su región. A veces hace falta esto, como el propio Vargas Llosa tras una etapa en París, alejarte de tu país, idealizarlo seguramente y volver, intentar ser solución y no causa de los problemas, equivocarse pero por lo menos atreverse a soñar.
Roger Casement acusado de traición y ahorcado en Londres, seguramente su último pensamiento volaría hacia las costas de Connemara, la ciudad de Galway, los campos cercanos a Cork, a su amada Irlanda. Así también he leído a Vargas Llosa explicar como se mueve por el mundo sin que nada del mundo le sea ajeno, pero en cualquier lugar le sobresalta el recuerdo, la noticia, cualquier tema del Perú y no puede más que sentir que eso le toca especialmente, es un sentimiento con el que me identifico, no sé si es porque has nacido allí, no sé si es porque parte de tu historia familiar está allí, no sé si porque te lo inculcan o es porque es algo inevitable y fatal, lo puedes odiar en la misma medida que lo amas pero lo que es seguro es que el sitio de donde eres, eso que es la patria te acompaña donde quiera que vas.
Los restos de Roger Casement fueron finalmente enterrados en Irlanda, en una Irlanda ya República y libre como él había soñado.



*Mario Vargas Llosa is without discussion one of the biggest names of literature in Spanish, from his earliest The City and the Dogs, Conversation in the Cathedral  to his latest The Feast of the Goat or The Bad Girl, as any other artist he has been introducing us in his personal world and his worries, even though I have read almost all of his books and I follow his Sunday column in an Spanish newspaper the works that have discovered me best the real personality of the writer have been Aunt Julia and the Scriptwriter and A Fish in the Water, especially through this last one he tell us the story about his political ambitions when he presented himself to be elected president of Peru, coming from a country where there is so much to do and to change it is logical that Vargas Llosa desired to promote that change from a political occupation, some intellectual coming from other countries saw this a a desire for prestige though. However to be able to understand the possible attraction towards politics in Latin-American you must have lived in one of the Latin-American countries where you would have to face the thousands of not fulfilled promises, the wasted resources, the lost opportunities, and still be aware as Vargas Llosa points out of the populist, we must be prevented against the indulgence to ourselves and our past, be aware of those who do everything in the name of the people (what people?) and in their name erase rights, close borders, suffocate any private initiative and offers national resources to nobody knows exactly who. So you can agree more or less with Vargas Llosa but his truth desire of a better Peru, his strong defense of human rights, his commitment to freedom are the best arguments to his proposals, the populist solutions have not been solutions at all, the people have been fascinated over and over again by illuminated men who at the end were just tyrannical and erratic; it seems to me that lately Vargas Llosa is preoccupied in getting close to the essentiality of human nature by investigating the story of real characters, as in the Feast of the Goat who narrates the terrible era of Dominican Republic under the commandment of the sadist Trujillo, then in The Way to Paradise he tells us the fantastic life of Paul Gauguin and his relative Flora Tristan, two dreamers, two rebels, this book has left me images of solitary beautiful beaches, a fresh air blow, the feeling of freedom.
The Dream of the Celt is the personal journey of Roger Casement an Irish that goes from the Belgium Congo to the Putumayo in the Peruvian Amazonia to Ireland, his land. The story is based on the real testimonies of Casement and others about the tortures made by the rubber enterprises to the Africans in Congo or the Indians of Peruvian Amazonia, but the most important thing is the transformation suffered by Casement himself that wakes up to the reality of his mother land, Ireland, and found out his country it is also a place exploited by colonialist. Sometimes it is necessary to travel away and back to our countries to see their problems in perspective, it is necessary to live abroad and come back trying to find solutions, daring to dream another future is possible.
Roger Casement has been charged for treason and was condemned to be hung, in London, away from his land, his last thought might be to the coast of Connemara, the fields nearby Cork, the city of Galway, his beloved Ireland. I have read that Vargas Llosa a citizen of the world to whom nothing seems to be strange in any country has an especial reaction towards anything, any news, any reference to his country Peru, I perfectly understand this, I do not know if it is because we are taught that way, because we were born there, or because the story of our family is connected to our countries but the thing is you carry your homeland with you whenever you go, you can hate her as much as you love her.
Roger Casement has been finally buried in Ireland once it became a free Republic as he has dreamed.

martes, 30 de agosto de 2011

Super 8

           
          



Cuando se estrenó Super 8 no leí críticas sobre la película sino pequeñas reseñas en las que se destacaba que su productor era Steven Spielberg y su productor el famoso Abrams (¿quién? Perdón yo-no-vi Lost); además la película estaba relacionada con los zombies e incluía una cámara Super 8. Los zombies como cualquier criatura fantástica enaltecida por el cine tienen sus propios códigos, historias y legiones de fans, entre ellos mi marido, por lo que pensé que era buena idea ir a verla, aún más convencimos a mi padre para que fuera, aceptó la invitación sin tener muy claro qué tanto protagonismo tendrían los zombies en la historia, sólo por el placer de la compañía y de ir al cine.
Las primeras escenas tienen unos encuadres interesantes, una luz muy bonita y una estética, todo el mundo lo debe saber a estas alturas, de final de los 70 e inicio de los 80. Te introduces en el universo de un grupo de niños casi adolescentes que intentan grabar un corto sobre zombies, en la historia se encuentran mezclados cierto problemas personales de los personajes, un día al realizar una grabación amateur en la estación del tren de la pequeña localidad donde residen los niños, algo increíble sucede y a partir de entonces cosas más increíbles empiezan a ocurrir en el pueblo, sucesos extraños, desapariciones de gente y animales que se marchan sin dejar rastro, sólo los niños podrán descubrir el misterio. El final de la película fue para mí demasiado extraordinario, muy aparatoso, muchos efectos especiales y demasiada sensiblería también. Seguramente me falte la perspectiva de los niños y ellos si disfruten con las explosiones, las persecuciones y los encuentros sorpresa.
Por lo que he leído después de ver la película, ésta es, o amada u odiada, seguramente por el prestigio de su productor y la fama de su director pero también por el recuerdo que esta película supone de un clásico de mi generación, E.T, no creo que Super 8 llegue a tener la misma trascendencia. Cuando la vi con cinco años yo creía realmente en la existencia de E.T, en su dedo índice que se encendía y en que un teléfono quizás podría comunicarle con su “casa” y cuando la he visto de nuevo he vuelto a meterme en la historia, porque ver E.T es volver a creer en todo eso. Super 8 es una historia fantástica, bonita, entretenida, con final feliz en la que los actores especialmente los niños actúan bastante bien pero aún así a la historia le falta algo y podría haber tenido otro final. La película tiene secuencias divertidas especialmente las extras del final, guiños sólo reconocibles para los seguidores de zombies y muestra el mundo como Abrams seguramente empezó a imaginárselo de niño, una forma de entenderlo que ha conservado hasta ahora y que comparte con Spielberg, para ellos el mundo es un lugar fantástico que puede estar poblado por extrañas criaturas y cualquier aventura puede ocurrir.
Salí de la película deseando ver E.T. otra vez, ¿nostalgia? Quizás sí, pero si la vieron siendo niños no me pueden negar que es emocionante volver a ver la famosa escena de las bicis volando.



*Before going to see Super 8 I have just read some short texts but not reviews about it, the mean reasons to see it seemed to be the producer- Steven Spielberg and the director - JJ Abrams (who? Sorry I have not seen Lost), apart from that the story apparently included zombies and obviously a Super 8 camera. Zombies have as other important mythological creatures their own stories, rules and their own legions of fans, among them my own husband, that is what decided me to see this movie also try to discover the so called magic of the director of Lost. We even managed to convince my father who was not very sure about the zombies but accepted the plan.
The first scenes have an interesting point of view, a beautiful light and a aesthetic, as everybody should at this point know, that is totally end of the 70´s beginning of the 80´s. You are introduced in the universe of a group of kids almost adolescents, they love cinema and are trying to make a short film about zombies. Of course everything is not so simple and there are some personal problems mixed in the story, in the middle of an amateur recording at the train station of their little town something fantastic happens. From then on people star to disappear, strange things occurred and our kids will find out what is really happening. The end of the film is too extraordinary for me, too much special effects and too much sensitivity, but I might lack the perspective of children because Super 8 is not conceive exactly for adults. The explosions, the incredible surprises, the persecutions, I am sure kids will love that.
What I have read after seeing the movie let me to conclude that it is either loved or hated, there is no middle point, this is caused by the prestige of the producer and the fame of the director but also I believe by the remind this movie is of a film loved by an entire generation, my generation, E.T. I do not think Super 8 will ever turn a classic as E.T. has become, when I saw this film I really believed E.T. existed and believed his index finger had a light, believed a phone could serve to call “his” home, the thing is I was like 5 years old when I first saw E.T. but every time I see it again, I believe again.
Super 8 tells us a beautiful story, amazing, with a happy ending and moreover the actors played their part really well and even if the end is not what it could be it is an entertained film and has some secret messages to zombie lovers. The best thing of Super 8 is the vision that Abrams offers of the world, the vision he had when he was just a little kid and kept fresh, practically unaltered, a way to understand the cinema that he shares with Spielberg, the world for them can be a place where fabulous creatures might exists, where an adventure one day may change your life.
I went out of the movie wanting to see E.T. again, nostalgia? Could be but if you saw E.T. when you were a kid don´t tell me you don´t enjoy seeing again the famous ride in the sky scene.




Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.