miércoles, 16 de febrero de 2011

Nighthawks

Cuando me toca (en mi accidentada vida laboral) trabajar por las mañanas temprano, me fijo en esas cafeterías, en las que nunca he entrado, que tienen por el día un aspecto de lo más normal. A primera hora de la mañana iluminan las calles con la luz mortecina y amarilla de sus interiores, dentro, me doy cuenta, hay siempre la misma gente, los sorprendo con los mismos abrigos de pieles, cazadoras de cuero, a veces en la misma postura a la exacta hora en la que paso, una y otra mañana. Me recuerdan a los Nighthawks de E. Hopper, no se sabe ni se puede saber si van a alguna parte o vuelven, están en la confusión del día y la noche, en un limbo de ida y vuelta.
Lo único que me gusta de los aeropuertos es esa gente, que está como apartada, que no llevan trescientas maletas y planos, que se toman un café o un whisky, indiferentes a todo, no sabes si vienen o si van. A lo mejor huyen de un crimen, a lo mejor vuelven a su país tras años de ausencia, a lo mejor están de fiesta.
P.D: Cruzando una vez unos pueblos de montaña callados y fríos, vi a dos jóvenes bailando para despedir a una amiga que subía al tren, venían de fiesta y me pareció la mejor despedida posible.

*When I have to work early in the morning (consider that I do not have a regular job) I watch all these cafeterias, where I have never been to, those who have a complete different look during the day. Early in the morning they illuminate the still dark streets with a fading, yellow light, inside I realize there is always the same people, I catch them wearing the same fur coats, the same leather jackets, they are standing in the same way one morning to the next. They remind me the Nighthawks of E. Hopper, you can´t tell if they are coming or leaving, they are between the night and day.
What I like of airports is watching those people, apart, drinking a coffee or a whisky, indifferent to the rest of the world, you can never tell if they are leaving or arriving. Maybe they are escaping from a crime, maybe returning their homeland after years of absence, maybe they are partying.
P.S: Crossing in an old train some quite and cold mountain villages I saw once two teenagers dancing while waiving good-bye to a friend who boarded the train. I thought this was the best farewell ever.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.