viernes, 4 de marzo de 2011

Un tranvía llamado Deseo y Nueva Orleans


Antes de realizar un breve viaje a Nueva Orleans decidí leerme Un tranvía llamado deseo de Tennessee Williams, las primeras líneas de la obra ya demuestran el estilo de la misma así como una visión específica de la propia Nueva Orleans; “La zona es pobre, pero a diferencia de las zonas pobres de otras ciudades de América, tiene un original encanto. La mayoría de las casas son de color blanco, ligeramente grisáceo por la acción del tiempo, con frágiles escaleras y galerías en el exterior y porches ornamentados de forma curiosa”. Puedo decir que toda Nueva Orleans cabe en esta definición una ciudad con un espíritu propio, libre, diferente y desde luego peculiar. Sus calles del French Quarter con balcones desvencijados, músicos en cada esquina y plantas en cualquier parte conforman un entorno totalmente literario donde cualquier historia y cualquier personaje son posibles. Creo que el espíritu de Blanche DuBois es precisamente el de la propia ciudad, como de una época borrosa, diferente, original, desconcertante, un poco loca pero acogedora, al menos así lo percibí tras leer el libro y conocer Nueva Orleans. No sé si es la presencia del agua un poco amenazante, densa y oscura, el agua que al entrar en la ciudad sientes que te va rodeando, pero sus habitantes están llenos de vida y color y uno tiene la sensación de que lo que importa es intentar ser feliz en el inmediato presente. Su gastronomía deliciosa es también una celebración de la mezcla cultural que es característica de la ciudad, sus sabores sorprendentes y picantes son la expresión del ritmo de sus calles. La gente celebra la vida en cada gesto viviendo hacia el exterior, Nueva Orleans te transforma y en todo caso para bien. Si les dicen que es única es totalmente cierto, que es mágica también y que es divertida podrán comprobarlo fácilmente tan sólo con pasear. Tuve la suerte de conocer Nueva Orleans y los vericuetos de sus calles gracias a dos enamorados de la ciudad que la viven y la muestran orgullosos, no hay mejor forma de conocer una ciudad que a través de los ojos y las vivencias de quienes la aman, para ellos y quienes visiten Nueva Orleans, feliz Mardi Gras!
Igual que Blanche DuBois, Nueva Orleans es una ciudad que si hablara te podría decir “quienquiera que seas, siempre he confiado en la bondad de los extraños”.


*Before a short visit to New Orleans I decided to read A streetcar named desire by Tennessee Williams, the first lines of the book set clearly the tone of the play and also shows a specific vision of the city of New Orleans “The section is poor but, unlike corresponding sections in other American cities, it has a raffish charm. The houses are mostly white frame, weathered grey, with rickety outside stairs and galleries and quaintly ornamented gables”. New Orleans is defined in those phrases, free, different, original. The French Quarter streets with fragile balconies, musicians everywhere and plants here and there creates a literary atmosphere where every story is possible, all kind of characters are possible. I believe Blanche DuBois personality is like New Orleans coming from an undefined time, little bit crazy, free, different and disconcerting, kind and warm, at least is my perception after reading the book and visiting the city. I don´t know if it is the water so dark and dense, menacing, that you feel all around you when you are entering the city, but people there is so alive, full of life and color, one has the feeling that what matters is being happy in the present moment. The delicious gastronomy is a reflection of the mix culture of New Orleans and the rhythm of the streets. The people live outside their houses and celebrate life in every gesture. New Orleans transforms the visitors, in any case for good. If they tell you that it is unique is absolutely truth, magical, also and funny, that is easy to see only by walking the streets. I had the luck to discover the city and all its secrets by the hand of two New Orleans lovers, who are proud of living there. It is indeed a privilege to visit a city through the eyes and experiences of the people that love her. To them and to all visitors coming to New Orleans happy Mardi Gras!
As Blanche DuBois if New Orleans could speak she will say “Whoever you are-I have always depended on the kindness of strangers”.




1 comentario:

  1. love this! looks amazing!
    nice blog!
    come and check out mine on:
    glamourgirl-bg.blogspot.com

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.