viernes, 15 de abril de 2011

El domingo paseo a Calabuch



Me gustaría decirles que he ido a Calabuch y así poder hablarles de lo que se come en el bar del pueblo, si el mar de su costa es pacífico o por el contrario tiene muchas olas y de si los días en verano son calurosos o refresca por las noches. Calabuch sólo existió en la imaginación del director Luis García Berlanga cuando recreó este pueblo fantástico en Peñíscola en el año 1956, en la película se narra la historia de la llegada a este pueblo en extrañas circunstancias, de un científico americano. Estaría muy bien que Calabuch hubiese existido, con esa cárcel de la que pueden salir y entrar los presos más o menos cuando quieren, donde se juega ajedrez por teléfono, las maestras se enamoran de los contrabandistas y las novias reciben el día de su boda unas barcas con su nombre pintado en ellas, barcas que tras la ceremonia se botan con los novios dentro no sé sabe con destino adonde.
Tengo el privilegio de tener algunas tardes libres en las cuales aprovecho para ver películas clásicas por cable, siempre hay algo bueno que quiero volver a ver o que nunca he visto, una de esas tardes ví Calabuch, había visto algunas imágenes y no sé por qué pensé que se trataba de una película menor dentro de la filmografía de Berlanga, quizás influya el hecho de que ví Bienvenido Mr. Marshall en un piso de una asociación que no me quedó claro a que se dedicaba en compañía de gente que parecían mendigos o peregrinos o las dos cosas, en esas sesiones de cine se podía fumar y había siempre comida y bebida, es decir, la asociación en cuestión creo que era en sí misma un tributo a Berlanga.
Calabuch es sencillamente genial, tiene momentos maravillosos, sentimentales o cómicos, unos personajes bien construidos cada uno con su historia y por debajo de la trama, de los momentos trascendentales, de las situaciones absurdas, se dibuja la España de los años 50, con sus jerarquías, su burocracia inútil, su atraso, sus pequeños pueblos de vida monótona donde la gran ilusión es un fuego artificial el día de las fiestas. Es a pesar de esa visión crítica una película optimista con escenarios muy  hermosos. Un viaje al pasado, un cuento para creer en la amistad sin fronteras, en la belleza de lo sencillo, unos 90 minutos aproximadamente que se les pasarán muy rápido. Una película sincera para descubrir las cosas bonitas que puede tener la vida, porque Calabuch es esencialmente una bonita historia.
Algunos de los actores que interpretaron sus papeles como si fueran de Calabuch de toda la vida fueron: Edmund Gwenn, Valentina Cortese, Juan Calvo, Franco Fabrizi, Manuel Alexandre, Pepe Isbert, Isa Ferreiro. Si algún día ustedes encuentran un pueblo parecido a Calabuch por favor informen de él para que pueda incluirlo en los destinos deseados de La Costa Esmeralda.





*I would like to tell you that I´ve been in Calabuch, one beautiful Mediterranean town, suggesting you where to eat, describing the sea and pointing out if it is quiet or choppy, if the summer nights are hot or slightly fresh. However we can´t visit Calabuch because this town was created in 1956 by the imagination of Spanish film director Luis Garcia Berlanga. His film Calabuch (also The Rocket from Calabuch) told the story of an imaginary town on the Mediterranean coast where an American scientist arrived in strange circumstances. It would be fine though if Calabuch would actually exist, with a jail from where prisoners can go and come, chess is played by phone, teachers fall in love with smugglers and the bride receive from the groom the day of the wedding a little boat with her name painted on it, the boat sail with the groom and the bride to an unknown destination.
Some afternoons I have the privilege of not having to work and I usually dedicate them to watch old films on cable TV, one of the films I have recently watched has been Calabuch, I have always thought this was a minor movie in Berlanga´s production, I was absolutely wrong, I might thought that because the first time I saw the most famous Berlanga´s film, Welcome Mr. Marshall I attended a strange association where you could eat, drink and even smoke while seeing the film totally free surrounded by some peculiar characters mix between pilgrims and beggars, this association was I believe a tribute, herself, to the Berlanga universe.
Calabuch is indeed a very good film, it has hilarious moments, some others sentimental, absurd, beautiful, well built characters with their own stories, a subtext that reveals the real history of Spain, the misery, the stupid hierarchy, the useless bureaucracy, the monotonous live of a little town where the big event are the rockets of the local parties but despite the critical vision it is an optimistic happy film with beautiful landscapes. Is a trip to the past, a fairy tale to believe in friendship without boundaries, in the beauty of simple things, 90 minutes that will literally fly. A sincere movie to believe in the good things life has to offer, Calabuch is essentially a beautiful tale.
The cast play their roles so good you would believe they have lived all their lives in Calabuch: Edmund Gwenn, Pepe Isbert, Manuel Alexaindre, Franco Fabrizi, Isa Ferreiro, Juan Calvo, Valentina Cortese. If you find a town like Calabuch please inform so I can add it to a list of magical destinations of this Emerald Coast.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.