viernes, 29 de abril de 2011

El hombrecito rubio con la chaqueta de príncipe




Reflexionando sobre el día del libro y la cantidad de gente que recomienda en ese día sus libros preferidos yo pensé en cual recomendaría yo si me preguntaran, la primera respuesta fue ninguno. Es imposible decirle a alguien te tienes que leer este libro y como pasa después de ver Roma, morir. Cada tiempo tiene unos libros y cada persona debe ir creando su propia “biblioteca” formada seguramente por sus preferencias, en parte por los libros que por accidente le llegarán y otra parte formada por  los libros que se buscan por la curiosidad de saber por qué todo el mundo dice que son buenos.  A pesar de que no recomendaría ninguno intenté hacer el esfuerzo de buscar un libro que pudiera reunir las características necesarias para sugerírselo a cualquiera y entonces recordé un libro que siempre te encuentras por ahí, en exposiciones, citado en los libros de gramática francesa, en las bibliotecas de los niños, en las bibliotecas con ediciones para “decorar” de los adultos, El Principito de Saint-Exupéry. Un libro que puede leer un niño incluso muy pequeño, un libro que puedes leer de adolescente cuando crees que nadie te comprende, un libro que puedes leer de adulto cuando crees que lo sabes todo y un libro para leer de mayor cuando a lo mejor piensas que ya no te queda nada por vivir. Además tengo comprobado que ese libro es el típico que todo el mundo dice haber leído pero…no es siempre verdad. Es tan corto, tan simple, tan bonito, te cabe en un pequeño bolsillo y te lo puedes llevar adonde quieras, cuando sientas la necesidad de dejarte llevar por la fantasía, es un cuento que te dice la verdad que se nos escapa todos los días. Cuando lo leí por primera vez me encantaron la chaqueta de El Principito, y tengo que decir que todavía me gusta muchísimo, los dibujos, siendo mi preferido el de la boa que se traga un elefante, y me dio mucha risa ese hombre que cuenta y cuenta y cuenta y no hace otra cosa en su vida. Lo he leído otras veces y después me ha gustado comprobar cómo un adulto encuentra el lenguaje, las historias, para comunicarse con los niños y poco a poco contarles lo que pocos adultos se atreverán a decirles, sé que a veces es más fácil decirle algo a alguien a través de un libro que directamente, cómo le dices a un niño que uno nunca es completamente feliz donde está y que debe buscar incansable su lugar en el mundo, cómo explicas que somos responsables de aquellos a quienes queremos, hasta de una simple rosa. Al escribir esto me dí cuenta que no tengo en casa ninguna de las cuatro o cinco ediciones que he tenido, todas deben estar en casa de mi madre, a quien le encanta El  Principito y que siempre encuentra una excusa para comprar nuevas ediciones de la historia. Saint-Exupéry desapareció un día en 1944, con su avión, en una misión de guerra, quizás se encontró con su amigo y se fueron juntos a buscar eso que es esencial y sólo se ve con el corazón pues es “invisible a los ojos”.









*The 23rd of April is the “day of the book” in Spanish speaking countries, thinking about which book I would suggest in case someone ask me I thought definitively none. It is for me impossible to say to somebody you have to absolutely read this!, every person and every time have it´s books, people will choose what they wish to read in the first place, then they will read what they accidentally find and sometimes they will read some books just for the curiosity of knowing why everybody says that book in particular is so good. However I continued thinking in a book that could be recommended to anyone and I thought about the Little Prince of Saint-Exupéry, it is a book that even little children can read, a book that you can read being a teenager when you believe nobody can understand you, a book for adults that are convinced of having learned everything and for old people that are not any longer expecting anything from live. It is so simple, so humble, so beautiful, a little book to carry in a pocket and keep with you to read in those moments when we are in the need of reading the truth of live that we miss in our everyday activities. I have found out that this is the kind of book that everybody have allegedly read but…this is not always truth. The first time I have read it being a child I loved the Little Prince jacket, and I still like it a lot, the drawings, especially the one with the boa swallowing an elephant and I found funny the story of that man who only counts, and counts, and counts doing nothing else with his life. After reading it in other occasions I have been impressed by the ability to communicate to the children and express in a subtle way so many difficult ideas because how do you explain a child that we are not entirely happy in the place we are and that is why we have to search our place in the world, how do you explain to a child that we are responsible for the persons we love, even for a simple rose. Writing this I have found that I do not have any of the 4 or 5 editions that I have read, all of them I imaging are in my mothers house as she is a big fan that always finds an excuse to buy more especial editions. Saint-Exupéry disappeared one day of 1944 in his plane on a mission during the war, he might found his little friend and together they might have travelled to find those essential things that are “seen clearly only with the heart” invisible to the eyes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.