martes, 12 de abril de 2011

Líneas, puntos, colores: esto se mueve!


Desde que leí el artículo “El ardor artístico de la América Fría” de Francisco Calvo Serraller aparecido en Febrero en el periódico El País tuve ganas de acudir a ver la exposición sobre la abstracción geométrica en Latinoamérica que se encuentra desde el 11 de Febrero hasta el próximo 15 de Mayo en la Fundación Juan March de Madrid. Tenía que hacer una viaje para visitar por otros motivos la Fundación así que aprovecharía la ocasión, sin embargo como sucede siempre el viaje se pospuso varias veces por imprevistos hasta que finalmente y habiéndome perdido sin embargo las exposición dedicada en Marzo a Carlos Cruz-Díez, pude hacer la ansiada visita.

La exposición cuyo acertado nombre es “América Fría. La abstracción geométrica en Latinoamérica (1934-1973)” está estructurada por países, así se agrupan las obras de artistas de Uruguay y México, Argentina, Brasil, Fotografías de Brasil y Colombia, Venezuela, Cuba y finalmente las aportaciones de algunos artistas europeos. Esta exposición tiene varias de las características que yo valoro en una muestra de arte, por una parte el que no sean rápidas ni abrumadoramente extensas y por otra que se evidencie en ellas el trabajo de investigación previo que para todas es necesaria. Así, aparte de las obras de los artistas latinoamericanos, algunos poco conocidos, hay varios ejemplares de publicaciones artísticas, fotografías y varias obras de artistas europeos que influyeron en el arte abstracto de Latinoamérica y fueron a su vez influidos por el contacto con los artistas latinoamericanos, como ejemplo el móvil de Calder que se ha elegido para la muestra o imposible que yo no lo mencione la obra “Maracaibo” de Víctor Vasarely.
La ruptura de las vanguardias artísticas con cualquier tipo de lenguaje figurativo anterior llevó a las más diversas búsquedas, que desembocaron en lenguajes nuevos, fuertes y en su momento polémicos, el Surrealismo y el Abstraccionismo con mayúsculas dieron lugar a otra serie de movimientos, el arte cinético entre ellos, movimiento que tuvo numerosos seguidores en Latinoamérica, sin embargo la exposición de la Fundación Juan March propone una visión más amplia y profunda de la actividad de los artistas más importantes del momento que como se ha recogido acertadamente en el título, crearon cada uno a su estilo un arte abstracto geométrico, que aprovechó nuevos materiales para dar forma a híbridos entre pintura y escultura, esculturas en las que el metal se mueve, forma círculos, triángulos quebrados, pinturas con líneas trazadas con regla, rasgadas quirúrgicamente, en definitiva sinfonías de movimiento que a través del color o su ausencia muestran una América nueva, “fría” que despierta de la tradición figurativa para abrazar la nueva vida que las industrias y la arquitectura del momento prometían. No puede olvidarse la influencia que sobre estos artistas tuvieron las obras de arquitectura de Oscar Niemeyer o Carlos Raúl Villanueva. La posibilidad de construir un mundo nuevo y el deseo de experimentar son el fondo de muchas de las creaciones de los artistas de entonces. La falta de prejuicios quizás fue lo que permitió a muchos la manipulación libre de los materiales y el color para crear algo inédito, un estudio racional de la materia y el espacio.
Si tienen pues oportunidad durante los próximos días de visitar Madrid no perderán su tiempo si se acercan a esta exposición que les dejará el ánimo preparado para una buena tarde de tertulia en alguna terraza, son obras que no nos apabullan, que nos hacen pensar en la imaginación que intenta trascender aquello que conocemos, en el riesgo de ser artista a contracorriente de la cultura que te rodea y también puede hacernos pensar que bonito quedarían unas simples líneas de metal mecidas por el viento en un jardín.
Observando la exposición debe destacarse que las obras proceden en su gran mayoría de coleccionistas privados, quiero imaginármelos adquiriendo estas obras cuando nadie creía realmente que servirían para contar una parte fundamental de la historia de la América Latina que pudo ser y que finalmente quedó diluida en los problemas económicos y políticos. Espero algún día que esas obras pasen a estar en museos o en nuevas exposiciones para seguir teniendo el privilegio de contemplarlas.
La exposición puede visitarse en la Fundación Juan March de Lunes a Sábados de 11 de la mañana a 8 de la tarde. Domingos y festivos de 10 de la mañana a 2 de la tarde. La Fundación se encuentra en Calle Castelló, número 77, metro Núnez de Balboa. Entrada gratuita.
Se ha editado un catálogo y varios láminas con obras de algunas artistas, entre ellas Coloritmo 63 de Alejandro Otero que pertecene a la serie de la obra que reproduzco en este post.
Gego, escultora venezolana. Partiendo de un rectángulo II, 1958.
Gego, Venezuelan artist. From a rectangle II, 1958.


Escultura en el Jardín de la Fundación titulada "Órgano" del artista español Eusebio Sempere, 1977.
Sculpture of the Spanish artist Eusebio Sempere, named "Organ", 1977, Foundation garden.






Luis Martínez Pedro, artista cubano. Aguas Territoriales nº 5, 1962.
Luis Martinez Pedro, Cuban artist. Territorial Waters nº 5, 1962.
Luis Tomasello, artista argentino. Atmosphère chromoplastique nº 352, 1974.
Luis Tomasello, Argentinian artist. Atmosphère chromoplastique nº 352, 1974.


*Since I´ve read in the Spanish newspaper El Pais the article by historian Francisco Calvo Serraller named “The artistic ardent of cold America” about the exhibition that it is taking place until May 15th at the March Foundation in Madrid, I was anxious to visit it on my next trip to the city.
The exhibition name is “Cold America: Geometric Abstraction in Latin America (1934-1973)”, it is divided by countries beginning by Uruguay and Mexico, Argentina, Brazil, Pictures from Brazil and Colombia, Venezuela, Cuba and finally works of art from some European artists. This exhibition has the elements I like most, it is not poor yet not overwhelming, and it is a consequence of a previous intense investigation work. It shows the work of some unknown artist and you will also find some pictures and editions of art magazines of the time. The works of the European artists show the mutual influence between them and Latin-American artist, you will have the opportunity of seeing one of Calder´s hanging mobile or for example a peculiar painting named “Maracaibo” by Victor Vasarely.
The artistic vanguards broke with the figurative language and try by all means to find new ones, most of them were indeed modern, different and polemic. Surrealism and Abstractionism were two of the most popular ones, some other movements derived from them. Op-art was an artistic movement followed by a lot of Latin-American artist, although in this exhibition what it is shown is much more that optical art as they suggest a wide view over the artistic production between the 40´s and the 70´s in Latin America. Paintings, sculptures and also sculptures-paintings that are an experiment of colors, materials and forms. These works of art represent the break with the traditional past of America and a look to the future, conceived in the way the architecture was doing at the time, it is well documented the influence of Oscar Niemeyer or Carlos Raul Villanueva over these artist. The lack of prejudices and the rational observation allowed them to create a new form of art, original transformation of materials and the space.
If you come to Madrid within the following days you will not waste your time if you visit this exhibition that will not “attack” you but on the contrary will leave you ready for a good afternoon of conversation at a terrace, thinking in the power of imagination, the risk to be an artist against your own culture and the beauty of a simple aluminum sculpture swinging in a garden.
Most of the works of the exhibition comes from private collectors, I imagine them acquiring these works when nobody could think of the value they will have because they tell the story of the Latin America that was “dreamed” between the 50 and the 70 and due to political and economic causes was indeed never possible. I wish some day these works will be hanging in museums or at least that they will continue the tour in others exhibitions so the audience will have the opportunity to always enjoy them.
Juan March Foundation is in Calle Castello, number 77, subway station Nuñez de Balboa. It is open from Monday to Saturdays from 11 am to 8 pm. On Sundays and Holidays from 10 am to 2 pm. Free entrance.
They sell some poster of the works of art of this exhibition, for example the Coloritmo 63 by Alejandro Otero that forms part of the same group  of the one that appears in this post.


Hércules Barsotti, artista brasileño. Negro-Blanco, 1960.
Hercules Barsotti, Brazilian artist. Black-White, 1960.

Alejandro Otero, artista venezolan. Coloritmo 45A, 1960.
Alejandro Otero, Venezuelan artist. Coloritmo 45A, 1960.

Carmen Herrera, artista cubana. Blanco y Verde, 1959.
Carmen Herrera.White and Green, 1959.

Lygia Clark, artista brasileña. Bicho-Maqueta, 1960.
Lygia Clark, Brazilian artist. Creature-Model, 1960.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.