lunes, 18 de abril de 2011

Nos gusta que nos hagan pasar miedo (Rosemary´s baby)



Una de las cosas más odiadas por algunas personas de la Semana Santa, es la falta de buenas películas para ver, si no te marchas de viaje, si no persigues o participas en absolutamente todas las procesiones que haya en tu ciudad o a menos que estés de fiesta los cinco días la verdad es que el tiempo de Semana Santa es perfecto para combinar todo lo anterior (viaje, procesiones y fiestas) con alguna buena película estando relajado en tu casa. Esto en Semana Santa contando con la simple televisión pública no es posible, lo he probado además en varios países y es una sucesión sin fin de reposiciones de Jesús de Nazareth, Ben Hur, Los Diez Mandamientos, y quizás sólo quizás algún clásico apoteósico como Cleopatra, Quo Vadis?, Lo que el Viento se Llevó y desde hace unos años se une al grupo la Pasión de Cristo de Mel Gibson, sin negar el valor de estas películas me pregunto qué piensan los programadores de las televisiones, quizás que como todo el mundo está ocupado en otras actividades no merece la pena innovar un poco.
En una ocasión en la que durante una fiesta en Semana Santa todos los presentes se quejaban de la repetición insufrible de los clásicos ya mencionados uno de los que allí estaban propuso que hiciéramos un ciclo especial sólo con películas de miedo, me pareció una idea genial y desde ese momento siempre pienso que la atmósfera mística que se respira en ciertas ciudades en Semana Santa es propicia para dejarse atrapar por las tramas de las películas de suspenso, miedo, terror.
Una de las películas que me encantan de este género tan amplio es La Semilla del Diablo, aparte de haberse rodado en uno de los edificios de estilo “victoriano” de Nueva York, la historia escrita por Ira Levin ha sido fielmente adaptada por Roman Polanski a través de una visión del mal que le es característica, en medio de la vida diaria sin poseer ninguna señal específica el mal se encuentra más cerca de lo que podamos imaginar y esto es lo inquietante.
Para los amantes de las películas de terror más hardcore la Semilla del Diablo les parecerá un poco floja incluso cómica en ocasiones pero para quienes amen el suspenso y sean tendentes a crearse sus propias historias esta película es perfecta, los tenebrosos pasillos y el terrible sótano ideados como parte del edificio Dakota gritan literalmente que algo malo va a suceder, los vecinos aparentemente tan normales son más oscuros que cualquier monstruo mitológico y lo peor de la película es eso que Polanski sabe muy bien que el mal puede estar en cualquiera de nosotros y que incluso podemos aceptarlo con naturalidad.
La película tiene además escenas muy inquietantes, planos enigmáticos y momentos de miedo auténtico. El libro es también recomendable pero miedo se pasa más con la película, creo que al menos en mi caso la imaginación de Polanski fue capaz de recrear a los personajes de forma más oscura de lo que yo lo hice leyendo el libro.
La Semilla del Diablo es de 1968 siendo pues la primera de una serie de películas en los setenta que tendrían similar temática como El Exorcista o La Profecía; interpretada por Mia Farrow (con un corte realizado por Vidal Sassoon que pasaría a la historia), John Cassavetes, y los geniales Ruth Gordon y Sidney Blackmer. La película tiene un gran valor en sí misma y es una de las mejores historias cinematográficas de miedo y suspense, los acontecimientos violentos que posteriormente se han relacionado con ella (el asesinato de John Lennon frente al edificio Dakota en el cual residía y el de Sharon Tate esposa de Roman Polanski por Charles Manson);  sólo han servido para rodearla de mayor misterio pero insisto en que la película es buena por sí misma.
Hace unos días leía una noticia relacionada con el edificio Dakota, se denunciaba que su Junta de propietarios no admitía nuevos propietarios que no fuesen blancos o que se dedicasen a ciertas profesiones, que irónico pues si ese inmueble tiene fama es por haberse rodado en él una de las películas más espeluznantes del cine moderno y por haber sido la residencia de una de las estrellas más grandes de la música, quizás la Junta de propietarios sean más amigos de lo oculto que del arte, Roman Polanski seguramente tendrá su teoría al respecto.
Feliz Semana Santa con o sin película de terror.




*In countries where the Holy Week is intensively celebrated I complain about the fact that very often on public TV we have to watch over and over the same kind of movies, The ten commandments, Ben Hur, Jesus of Nazareth and sometimes even Cleopatra or Quo Vadis?, even though these are good films is boring that TV broadcast them in the same time of the year every year, for this reason I found very funny the idea of a friend that suggested to do an amateur film festival dedicated to terror movies on the Holy Week. I seriously think that the especial atmosphere of this week in particular can be interesting when seeing suspense movies, one of my favorite is Rosemary´s Baby.
Roman Polanski has made a good adaptation of the novel by Ira Levin, through this movie Polanski develops hid idea of evilness as a common thing that lies every where in the middle of our daily lives.
People who loves hardcore horror movies might not like Rosemary´s baby, those who like to fantasize will love it. The obscure corridors, the creepy basement that Polanski recreated at the Dakota´s building, all these elements are shouting that something bad is going to happen. The neighbors apparently so friendship and normal are more sinister than any monster you can imagine, and the worst thing of the story is the sense that evilness can be found in all of us and we can easily accept that.
In the movie there are some intriguing shots, enigmatic scenes and moments of real terror. The book is really good as well but at least in my case I felt more fear seeing the movie as Roman Polanski imagination is wicker than mine.
Rosemary´s baby was filmed in 1968 being the one of a group of movies in the 70´s that will follow the same subject. Mia Farrow, John Cassavetes, Sidney Blackmer and Ruth Gordon play the main roles (Farrow got her famous haircut by Vidal Sassoon). Even though the violent events that took place after the movie made her more famous (the assassinations of Sharon Tate, Polanski´s wife and John Lennon in front of the Dakota where he lived) it has a value by herself, it is one of the best cinematographic suspense stories. I have recently read an article denouncing that the Dakota board will not admit buyers that will not be white or having peculiar professions, it is ironic to think that Dakota is famous precisely for being the scenario of a popular terror movie or for being the last residence of one of the best musician in modern music history.


John Lennon y Yoko Ono frente al edificio Dakota / John Lennon and Yoko Ono in front of the Dakota´s building.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.