jueves, 30 de junio de 2011

Never Let Me Go






Nunca me Abandones es el título en español que ha recibido la película dirigida por Mark Romanek basada en la obra del escritor británico-japonés Kazuo Ishiguro, no he leído nada de este escritor así que sobre la novela no puedo decir nada, no he leído ni siquiera Lo que queda del día cuya adaptación cinematográfica me gustó mucho.
Never Let Me Go es una película profundamente triste y que al terminar te deja precisamente eso, una profunda sensación de tristeza, no hay en el argumento, en las imágenes ni un solo momento de felicidad, de esperanza, al final una soledad inmensa y una frase que expresa la resignación total hacia lo inevitable, ese fatalismo es tan diferente por ejemplo de las tragedias griegas, en ellas sus personajes también fatalmente encontrarán su destino y se cumplirán sobre ellos los designios de los dioses, pero los hombres tercos y rebeldes por naturaleza buscan de cualquier forma burlarlos, en este caso no es así en absoluto y supongo que eso tendrá que ver con la personalidad de cada uno pero estuve esperando a lo largo de la historia algún momento de rebeldía, alguna lucha en pos de la pasión y del amor, simplemente no sucede. Los personajes de la película casi deberían tener prohibido tener sentimientos ya que no les servirá de nada imaginar, soñar, esperar o amar pues su vida tiene una función específica y fuera de ella no hay nada, sólo una espera más o menos larga hasta que se cumpla el destino.
Los colores de la película son desvaídos, los escenarios desolados y otoñales, el vestuario indefinido, como de una época que no avanza nunca. Los edificios grandes de hormigón con ventanas que se repiten cien veces o pequeñas casas de estilo victoriano todas iguales, sin detalles humanos en ellas, todo es extraño, frío, inútil. La película se centra en tres personajes, Kathy interpretado por Carey Mulligan, Ruth por Keira Knightley y Tommy interpretado por Andrew Garfield, de los cuales uno solo intentará diferir algo su final pero de una forma egoísta y mezquina que se contrapone con la honestidad de los otros dos personajes que aceptan con sumisión su separación.
Los seres humanos, puesto que los tres personajes de la película son réplicas o clones, no aparecen en realidad, es decir no hay humanos cuyos sentimientos interactúen o se comparen con los de los clones, sólo hay pequeñas escenas, cortos diálogos y sobre todo visiones fugaces de manos que cosen, proporcionan oxígeno, tapan rostros pero no hay una mínima empatía por los clones, el pequeño boceto que hace la historia de los humanos que no se plantean ningún problema ético al utilizar réplicas de sí mismos para satisfacer sus necesidades médicas en caso de enfermedad es curioso, odioso. No hay pues ningún conflicto moral, no hay tampoco la posibilidad de una amistad, de una consideración más allá de la lástima, la réplicas son despojadas de toda posible humanización y se las considera como un medio jamás como un fin en sí mismas.
El mensaje de la película quizás no sea el plantear una cuestión moral sino mostrar los interrogantes de la vida su finalidad, su causa y sobre todo cómo terminará la de cada uno, la gran diferencia estriba en que con nuestras vidas largas o cortas podemos en cierta medida tratar de burlar las circunstancias y construir nuestro destino, al menos nos es dado intentarlo, en Never Let Me Go las réplicas tienen un corazón, juventud, inteligencia, belleza y salud pero no tienen derecho a intentar hacer con sus vidas otra cosa que servir a los intereses de otros, así que aunque la pretensión haya sido contarnos que los clones son metáforas de nosotros mismos para mi la cuestión ética sigue estando sin resolver, sigo preguntándome ¿por qué no saltan la valla? ¿por qué no se rebelan?
Preciosa banda sonora, excelentes actuaciones y una desolación final que no me permite decir que me haya gustado exactamente la película, aún así reconozco que está bien hecha y que es una historia que al menos te hace pensar.





*Never Let Me Go directed by Mark Romanek is based on the novel of britain-japanese writer Kazuo Ishiguro, I have not read the novel hence I cannot say anything about it, I have not read anything from this writer not even The Remains of the Day even though I have liked the cinema adaptation a lot.
The movie is deeply sad and once it is finished sadness invades you, there is no place in the argument or in the images for happiness, at the end there is just loneliness and a resignation to the inevitable circumstances. Such resignation is so different from the Greek tragedies, in them the human characters fight trying to escape from their destinies despite the fact that the wishes of the Gods are always accomplished, but at least humans try, they are rebel, they dream. The characters of the film have an specific duty and outside that there is nothing, they should not have the capacity to love, to expect something as there is nothing they can do apart from waiting, and indeed they don´t try to change things.
The colors of the movie are fade, the landscapes devastated and autumnal, the fashion undefined as from a time that is paralyzed. The buildings in concrete with thousands windows that are all the same, the Victorian style houses, all identical, without human details, all is strange, hostile, useless. The film is focused on the stories of three characters, Kathy played by Carey Mulligan, Ruth played by Keira Knightley and Tommy played by Andrew Garfield; among them just one will try to escape from the terrible destiny but in such a miserable and selfish way that will evidence more the honesty of the other two, who accept their separation.
Human beings are not shown in this story, the characters are copies or clones, no human being really gets involve with them or has a long dialogue or express deep thoughts, we just see a glimpse of humans feelings by short conversations, some phrases, we just see humans hands that sew, give oxygen, cover faces. There is no possible friendship or compassion from humans towards the clones, they are considered as mediums not as beings.
Maybe is not the purpose of the film to make a moral question and show instead what we all feel about our own existences, we ignore the objective, the end, the cause of our lives, the difference though is we can try to modify the circumstances, we can build our destinies, we have at least the possibility to try, the clones have feelings, beauty, youth, health and a heart but they are not able to live otherwise, therefore even if the idea was to show us that we can be like those clones the ethic question for me remains unsolved, why they do not try to jump the fence? Why they do not rebel themselves?
Beautiful soundtrack, excellent performances and a final devastation that prevents myself from saying I like the movie, I am not sure, still I recognize it is well done and makes you think.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.