lunes, 13 de junio de 2011

Orquideorama



Hace más de un año cuando buscaba información sobre el Pabellón de España para la Exposición Universal de Bruselas de 1958 me interesé por buscar cubiertas similares, una sucesión de patrones geométricos apoyados en pilares finísimos que le dieron al pabellón un aspecto frágil lo que era lógico en una construcción pensada para un breve período de tiempo, en medio del campo, pero que tendría una gran popularidad precisamente por el acierto de elegir una estructura fácilmente desmontable y que permitió contar con un gran espacio hacia el interior para cumplir con la función expositiva para el que estaba pensada. Creo que la arquitectura moderna en España se inició con construcciones como la de los arquitectos Corrales y Molezún, un espacio ligero que se comunicaba con el exterior y que mostraba una imagen de un país con deseos de abrirse definitivamente al mundo. Buscando pues espacios similares me encontré con el Orquideorama, construido en el año 2006 por los estudios de arquitectura Plan B (Felipe Mesa y Alejandro Bernal) y JPRCR (Camilo Restrepo y J. Paul Restrepo) en conjunto con varios colaboradores, una estructura ideada para el Jardín Botánico de la ciudad de Medellín en Colombia.
Al igual que el espacio pensado por José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún en 1958, el Orquideorama se basa en la repetición en la cubierta de hexágonos que van componiendo el espacio, que en este caso es totalmente libre a excepción de los apoyos que a modo de “árboles” permiten la ubicación de jardineras en el suelo, hacia el exterior la estructura tiene la misma forma vista desde arriba que el del Pabellón de España para Bruselas, con la particularidad de que los arquitectos colombianos en vez de unir en diagonal unos hexágonos con otros han creado pequeños centros en torno a los cuales se disponen los mismos en una alusión claramente floral.
Creo que aparte de lo original del espacio, lo airosa que es la construcción a base de pequeños paneles de madera, la iluminación en cada centro para favorecer la contemplación y el crecimiento de las flores y por supuesto la belleza de un lugar prácticamente al aire libre en el que poder contemplar unas flores tan hermosas como las orquídeas, rodeadas de vegetación y no plantadas en pequeñas macetas como solemos hacerlo, el proyecto tiene un significado muy especial porque obviamente no puede separarse a la arquitectura de las ciudades en las que se erige y Medellín no hace falta decirlo ha sido una ciudad en transformación en los últimos diez años. La violencia extrema que caracteriza a muchas ciudades latinoamericanas fue especialmente cruenta en Medellín en la década de los ochenta y noventa, el narcotráfico y también la guerra entre guerrilla y  ejército que se libra en Colombia desde hace más de cuarenta años hicieron de esta ciudad un escenario constante de muertes violentas, pero ¿quién podría pensarlo al pasear por el Orquideorama?
Al igual que al visitar Berlín uno se encuentra con restos del famoso muro que separó tristemente la ciudad y a sus habitantes, con restos de los infames edificios que sirvieron al aparato nazi y también al comunista, como recordatorios silenciosos, aún más denuncias de los tiempos de guerra y tortura, también en varias ciudades como Medellín pero pienso que también en Caracas, Sao Paulo, México Distrito Federal, San Salvador, Lima o Buenos Aires, deberán quedar testimonio en el futuro de los espacios en los que se desarrolló la violencia o de los que fueron los centros de los regímenes dictatoriales, para que nunca se olvide que hubo un tiempo en que la sociedad vivió bajo la tiranía del miedo.
El caso concreto de Medellín es sin embargo diferente y el Orquideorama es un testimonio de esa diferencia, puesto que otras ciudades tienen aún un largo camino que recorrer para desarmar a su población y para recuperar las calles para la ciudadanía, Medellín está enterrando parte de ese pasado y permitiendo que las flores se abran, que los espacios públicos sean verdaderamente públicos y que los ciudadanos no tengan al menos tanto miedo como antes al transitar por sus calles, ir a sus plazas, sus parques, sus bibliotecas, sus teatros. No saben cómo envidio a los habitantes de Medellín, les envidio y les admiro pues el trabajo que han hecho es al fin y al cabo un trabajo de todos, no sólo de sus arquitectos.
El Orquideorama está pensado para expandirse mediante módulos si fuera necesario para que así puedan seguir creciendo las flores en el Jardín Botánico.




*Last year I was investigating about the Pavilion for Spain at the Brussels World´s Fair in 1958, it was an structure based in the repetition of geometric forms forming a roof which rest over thin pillars, it looked fragile yet it was easily transportable and made possible to create a open space inside the pavilion, an space in communication with the wood outside. I do believe this kind of work were the beginning of the modern architecture era in Spain, a country that was really wishing to open itself to the outside world. Corrales and Molezun were the architects of this Pavilion, searching for the influence of their work I have found images of the Orquideorama in the city of Medellin, Colombia. It is a structure made for holding the orchids of the Botanic Garden of the city, built in 2006 by the Colombian studios Plan B (Felipe Mesa and Alejandro Bernal) and JPRCR (Camilo Restrepo and J. Paul Restrepo).
Same as the Spanish Pavilion the Orquideorama is a roof made of hexagons which lay over pillars that are like “trees”, on the floor under the hexagons there are little spaces for the vegetation and the flowers in order to let them receive light and air. The space is open, from the outside both constructions look alike with the peculiarity that in the Orquideorama the hexagons are connected to a central space as if they were the petals of a flower.
Apart from the originality of the structure, the light wood used, the free space between flowers, the possibility of seeing the orchids surrounded by an incredible vegetation and not as we often see them inside ridiculous pots, the Orquideorama is a beautiful quiet place, a symbol of a city that has been transformed in the last decade, from the violence of the 80 and 90´s Medellin has evolved and started to be again a city for their citizens. I think that like Berlin has pieces of the famous wall, buildings of the Nazi past, of the Communist past as a vivid memory of those times of war and fear, same like Berlin, Medellin and other cities were violence or dictatorships has marked the space, as Caracas, Sao Paulo, Mexico DF, San Salvador, Lima or Buenos Aires, should have in the future a memory of the past of violence in order to never forget and repeat those times. However Medellin is different and one of the signs that prove the city is walking towards a better future is the Orquideorama, together with other public buildings, theaters, libraries, squares and parks, creates a city were people walks trough the streets with less fear than before.
The Orquideorama is a construction which can be expanded if necessary by adding new hexagons to hold new flowers.





Fotos del Orquideorama extraídas del sitio web de Plan B http://www.planbarquitectura.com/, realizadas por Sergio Gómez y Carlos Mario Rodríguez respectivamente.

Fotos del Pabellón de España de Corrales y Molezún pertenecientes al Colegio de Arquitectos de Madrid.

Pictures from the Orquideorama are from the Plan B website http://www.planbarquitectura.com/, taken by Sergio Gomez and Carlos Mario Rodriguez.

Pictures from the Spanish Pavilion are from the Architects Association of Madrid (COAM).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.