miércoles, 8 de junio de 2011

Topkapi Saray



Hay algunos a quienes les encantan los espacios limpios, con pocos colores, muebles funcionales, líneas definidas, en resumen utilidad y belleza. Otros prefieren un totum revolutum, color, muebles sin función clara, paisajes, estampados, papeles pintados, objetos decorativos, fotografías, mezcla. Creo que el amar espacios limpios y funcionales no excluye apreciar la belleza de una yesería, de una alfombra persa, de un bonito brocado. Al estudiar Historia del Arte hay quienes defienden de forma fanática el arte contemporáneo y otros sólo encuentran poesía en la pintura figurativa del Barroco o del Romántico, a mi me gusta todo o casi todo. Otra cosa es lo que considere agradable para convivir, el color es importante para crear atmósferas, para transformar los espacios, pero el diseño debe ser funcional. Sin embargo seguramente porque son espacios que en la vida moderna resultan extravagantes y totalmente inútiles me dan mucha curiosidad los palacios, los grandes edificios de representación, las extrañas casas presidenciales. Resulta todo tan grandilocuente, los altos techos, las grandes ventanas, las lámparas de cristal que nadie sabe muy bien cada cuánto se limpian, los escondrijos para los adelantos modernos, el aire acondicionado, la calefacción, los baños. Uno de los palacios que más me gustaría visitar y que debe ser una locura de formas, colores, líneas, mensajes, es el Topkapi Saray en Turquía. Cuando vi por primera vez imágenes de los mosaicos del Topkapi me acordé de los versos de Rubén Darío que dicen “este era un rey que tenía un palacio de diamantes, una tienda hecha del día y un rebaño de elefantes, un kiosco de malaquita y un gran manto de tisú”, es imposible no pensar que cuando los escribió Darío no tenía en mente las evocadoras descripciones de los fastuosos palacios árabes o hindúes.
En el Topkapi como una ciudad en miniatura hay bibliotecas, mezquitas, kioscos, salones de recepción, cuartos privados, es un encuentro entre el arte clásico y el arte islámico, entre lo figurativo y delirante y lo austero y abstracto. Las vistas aéreas muestran un conjunto racional, enorme, con varios patios arbolados, un paraíso terrenal como corresponde a un palacio islámico pero el detalle de sus interiores revela una superposición de rectángulos, arcos, formas geométricas, representaciones coloridas. Pilares y arcos sobrios se unen a muros con decoraciones audaces.
A mediados del siglo XIX el Topkapi fue abandonado por resultar poco funcional, a pesar de haber crecido y haberse engrandecido a través de los siglos, desde su construcción inicial en torno a 1460. El gran palacio no pudo sobrevivir al empuje de la modernidad, pero el ser un edificio de pasado tan rico ha hecho que sobreviva a pesar de no ser “habitable”, su función es la de ser admirado, siendo valioso por ser testimonio vivo de una cultura, más allá de que puedas comprenderlo totalmente porque ¿cómo descubrir el sentido último de un conjunto con tantos siglos de historia?; es una metáfora del desarrollo y muerte del Imperio Otomano, la historia ha pasado y el palacio Topkapi como tantos otros edificios es la sombra de ese momento que sólo podemos imaginar. Increíbles acontecimientos debieron tener lugar entre sus muros y patios, pequeñas historias domésticas que nunca conoceremos, los amoríos de los sirvientes, las guerras y alianzas silenciosas en el harén, las conspiraciones en los salones de audiencia pública y en fin historias maravillosas que se contarían de generación en generación y que han  quedado atesoradas en medio de los muros decorados.



*Some people like clean spaces, useful furniture, sober colors, defined lines, in conclusion functionality and beauty. Others like to mix, bright colors, useless furniture, patterns, painted papers, curves. I believe that loving a simple decoration doesn´t prevent to appreciate the beauty of a Persian carpet, a well executed stucco, a brocade. When you study Art History you might be a defender of contemporary art or you might only like the figurative paintings of the Renaissance or the Romantic period; I love everything or almost everything. Another thing is to consider what you would really like to life with. For me color is essential to create spaces, atmospheres but I also like the functional and useful objects. However maybe because they are in modern times so extravagant and useless I like a lot the ancient palaces, big bureaucratic buildings, the strange presidential houses. Everything in those constructions is grandiloquent, the high roofs, the big windows, the crystal lamps witch nobody knows very well how often are they cleaned, the hidden places for the modern needs, heat, air conditioned, restrooms. One of the palaces I would like to visit the most is the Topkapi Saray in Turkey, the place must be a funny combination of lines, mosaics, forms, colors, messages. When I first saw pictures of this palace I instantly though of  some lines of one of Ruben Dario´s poems, “A king there was and far away, with a palace of diamonds and a shop front made of day. He had a herd of elephants, a kiosk, more, of malachite, and a robe of rarest blue”, surely Ruben Dario had the splendid Hindi or Islamic palaces in mind when he wrote his poem.
The Topkapi is like a tiny city composed of libraries, halls, gardens, private chambers, mosques, is an encounter between extravagance and austerity, obviously between occident and orient. The pictures taken from above show a complex of sober, rational buildings with a big garden yet inside pictures show the colorful detail of the decoration, a superposition of arches, pillars and audacious wall mosaics.
In the middle of the XIXth century the Topkapi Saray was abandoned for not been adequate to accommodate the court, even though it has evolved through the centuries from his first construction in 1460. The palace could not survive the changes of society, being a vivid legend contributed to transform the space into a museum and now his main role is to be admired and keep the secret of the story that has occurred between its walls. Incredible stories of the harem, the servants, the sultans, stories we can nowadays only imagine.

Para conocer mejor y ver muchas más fotografías del Topkapi Saray recomiendo visiten: http://www.topkapisarayi.gov.tr/
If you really wish to know more about the Topkapi and see beautiful pictures of it I suggest you visit this web site:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.