lunes, 4 de julio de 2011

¿Para qué llamar caminos, a los surcos del azar?

Caminante son tus huellas
El camino nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino
sino estelas sobre el mar.
¿Para que llamar caminos
A los surcos del azar...?
Todo el que camina anda,
Como Jesús sobre el mar.

Yo amo a Jesús que nos dijo:
Cielo y tierra pasarán
Cuando cielo y tierra pasen
mi palabra quedará.
¿Cuál fue Jesús tu palabra?
¿Amor?, ¿perdón?, ¿caridad?
Todas tus palabras fueron
una palabra: Velad.
Como no sabéis la hora
En que os han de despertar,
Os despertarán dormidos
si no veláis; despertad.



Este poema de Antonio Machado no por ser muy conocido deja de ser hermoso, sus versos sencillos dicen lo que quieren decir con una bonita sonoridad…caminante, no hay camino.
El Camino de Santiago y quienes lo hacen son para mí un misterio, una querida amiga lo hizo hace algunos años y yo lo atribuí a un gesto de amor, mi padre está haciéndolo en este momento y al acompañarlo al inicio de su viaje sentí sólo en parte eso que lo hace tan especial y que atrae a tanta gente desde todas partes del mundo y también desde las creencias más diversas o desde la total ausencia de ellas. Al ver el camino extenderse ante mi sentí curiosidad por ver lo que sucede al ir caminando por sitios desconocidos hasta llegar al fin, evidentemente lo esencial no es sólo llegar a Santiago sino el camino en sí, las vivencias, los paisajes, el cansancio físico, la gente que llegas a conocer e imagino los muchos momentos de soledad en los que piensas y te encuentras a ti mismo, porque creo que el Camino es un recorrido interior y eso es lo que lo hace tan especial, tanto que no conozco a nadie que lo haya hecho que no quisiera volver a intentarlo.
A pesar de vivir en una ciudad en la que el Camino se vive intensamente y de estar acostumbrada a ver a los peregrinos en las madrugadas llegando o saliendo, solos, en grupo, con bicis, con sus botas colgando, recorriendo las calles del Barrio Húmedo e incluso animándose a cantar para conseguir algunas monedas, siempre reconcentrados en sus propios pasos, cansados y sin pausa, reconozco que el Camino no me ha atraído especialmente, lo que me parecía interesante en todo caso era la posibilidad de llegar a un lugar alejado por tus propios medios y ver cómo cambiaba el paisaje. Sin embargo al acompañar a mi padre a alguno de sus trámites preparatorios me dí cuenta de que el Camino tiene que ser como te dicen quienes lo han hecho, mágico, la gente es amable con los peregrinos, están dispuestos a colaborar, se forma una especie de hermandad silenciosa entre ellos como si se conocieran de antes, quienes ya lo han hecho se preocupan por hacerle todo tipo de recomendaciones al que comienza, nunca mencionan (o al menos yo no las he escuchado) malas experiencias y hasta me parece que miran al que se inicia como si éste supiera ya el secreto que sólo los peregrinos conocen, porque aunque seguramente hay tantos motivos para hacer el Camino como peregrinos, también es cierto que lo que se vive en él solo en su totalidad el peregrino lo sabe, cosas que quizás no se puedan explicar con palabras o que sea mejor no contarlas sino vivirlas.
El camino me parece pues misterioso y arduo sobre todo porque aparte de saber que te diriges a Santiago no sabes por dónde te puede llevar dentro de ti mismo. A quienes vayan a iniciarlo sólo puedo decirles como se dicen unos peregrinos a otros, ¡buen camino! (éste no existe, como escribió Machado, sólo se hace al andar).




*The first lines are a poem by Spanish poet Antonio Machado, it is very popular and still it has a beautiful meaning expressed through simple phrases. One of the most popular ones has been translated as: “wanderer there is no way, you make the way as you go”. So, there is no way but the one you make.
The Way of Saint James and the pilgrims are a mystery for me, some years ago a dear friend has made it in what I thought was a gesture of love, and now my own father is doing it. When I left him in the beginning of the path I felt just a little of that incredible sensation that impels people of all over the world and of all kind of believing to become pilgrims. I felt curious about the Way, curious about the feelings people experiment until they reach the end. Obviously what is important is not only to reach Santiago but the Way itself, the landscapes, the effort, the experiences, the people you meet, the frequent moments of solitude, the reflections that make people find themselves, the Way is an inner journey and that is what makes it so especial that I don´t know anyone who has made it that would not wish to do it again.
Even though I live in a city were the Way is lived with intensity and being used to find pilgrims early in the mornings, alone, in groups, with bikes or their boots hanging on the sides of their backpackages, looking concentrated, tired, unbeatable, I recognize I have never had an interest on the Way, I could only find attractive the idea of arriving a place by your own means seeing the nature changing around you. However going along with my father for some of the previous procedures I have found out the Way is indeed as everybody tell it is, magical. People are kind to the pilgrims, everybody wants to help, they form part of some kind of secret society as if they all have known each other before, the pilgrims who have already completed it always try to make recommendations to the ones who start, no one ever had a bad experience (not as far as I have heard) and they even look to the new pilgrim as if they already know the secret of the Way, that secret that can´t be tell because it might not be describe with words or simply because some things should be experienced not revealed.
So I found the Way mysterious and extremely difficult, apart from knowing that you should arrive to Santiago you ignore were the path will take you inside your own self. I can only say to those who will star the Way, as all the pilgrims say to each other Buen Camino! (Good Way!). Because as Machado wrote there is no way, you make it as you walk.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.