jueves, 18 de agosto de 2011

Mad Men




Un terrible secreto se esconde en Mad Men la serie a la que todo el mundo denomina de “culto”, escrita por Matthew Weiner y emitida en Estados Unidos desde 2007. Ser una serie de culto supone entre otras cosas el no ser vista por un gran público y tener algo realmente especial que la haga diferente a otras series. Mad Men no puede decirse que sea un gran éxito de público en los Estados Unidos y es, claro está, diferente y original además ha ampliado el horizonte de las series de televisión con un discurso profundo y una forma única de tejer sus tramas, construir sus personajes y recrear de forma obsesiva y perfecta un tiempo que ya no es el nuestro. Aún así veo referencias a Mad Men en revistas o blogs bastante populares, mencionada a veces sin criterio se cita como influencia de otras series con las que su único punto de conexión es ser emitida por la misma cadena de televisión u ofrecer una visión personal sobre un tema determinado, se la cita en referencia a la moda y la recuperación por Louis Vuitton de los escotes y los vestidos de faldas amplias, se la cita en referencia a la decoración como guía para saber que tipo de flexos conviene rescatar, que muebles-bar de inspiración escandinava son los mejores y la importancia de un sofá Chester al estilo Village. Si bien uno de los puntos fuertes de Mad Men es su cuidada puesta en escena que refuerza la credibilidad de los personajes, una recreación muy ajustada de cómo eran las oficinas, las casas, las tiendas en el Nueva York de los años 60 (que yo no conocí y quizás tú tampoco por eso mi testimonio se basa en pura elucubración histórica), lo mejor de Mad Men son como en toda serie buena de verdad sus personajes, complejos, raros, profundos, con muchas aristas. Estos personajes que van evolucionando y desde las oficinas de una empresa de publicidad nos van metiendo en sus vidas y sus casas, con unas historias tristes, cómicas, nunca fáciles o simples.
En Mad Men se siente esa sensación de final del día después de la rutina del trabajo cuando la gente (algunos) buscan un sentido a su vida, hacer algo diferente, conocerse a ellos mismos y lo que quieren de verdad. Así empieza Mad Men, con el secreto de su personaje protagonista, un hombre que cambia de identidad para crearse una a medida y sin embargo se va adentrando en una existencia uniforme sin nada exaltante aparte de su trabajo.
En la serie, además de anécdotas que construyen la atmósfera propia de la época que retrata, John Fitzgerald Kennedy convirtiéndose en Presidente, los sombreros pill-box, los guantes blancos, las luchas sociales de la población afroamericana, el hecho de que todo el mundo fuma y fuma en todas partes, no se recicla y ni tan siquiera se recoge la basura tras un picnic y tantas otras, hay una serie de historias que también revelan el cambio que se produjo en ese momento en hombres y mujeres, en la sociedad de la que nosotros somos herederos, todavía no sabemos muy bien si para bien o para mal. Tras la Guerra Mundial surgió un mundo de oportunidades, optimista, que sólo creía en el progreso, en el crecimiento sin freno, el desarrollo, en el ascenso de la clase media. Todo eso está en cuestión en estos momentos, quizás el modelo de “crecimiento” no lo fue tanto y de aquel optimismo nos hayan quedado ahora muchas preguntas. Pero eso es sólo una interpretación parcial y seguro muy personal de Mad Men, yo simplemente disfruto con perderme en esos escenarios tan reales y al mismo tiempo tan llenos de nostalgia, creyendo que a veces cualquier tiempo pasado fue tan bueno, tan malo como el nuestro.

P.D: Acompañados además de por una excelente decoración fiel al espíritu de la época en la que se desarrollan las historias, Mad Men también cuenta con una excelente banda sonora, de mis preferidas esta canción y esta secuencia:
http://youtu.be/y0voSWdX4jo









*A terrible secret is the core of Mad Men, created by Matthew Weiner since 2007 it has been defined as a “cult” series. The term cult is used for films or series loved by a selected group which have something especial that makes a film or series unique. Mad Men is for sure an unique series where the decade of the 60 is impeccably recreated, even obsessively and it cannot be said that this series is followed by millions in the USA. However it is constantly used by popular media as source of inspiration for fashion (Louis Vuitton and the astonishing cleavages of long skirt dresses), for décor, magazines and blogs full of retro reading lamps, Village style Chester sofas, Scandinavian cocktail cabinets. Even if the recreation of the period is essential and it is perfectly done (and we believe it even though you and me have not been in the New York of the sixties); the important thing about Mad Men is the deepness of the characters and the way the stories are told. These characters take us from the offices of an advertising enterprise to their homes and we discover their lives, sometimes sad, sometimes hilarious, never easy, never simple.
Seeing Mad Men you feel that sensation that comes at the end of the day after work, when people (some) try to find a sense to their lives, find something else, find who they really are and who they want to be. Mad Men secret is exactly this, the desire of a men to transform his identity and create a new one that still is not perfect, a new identity that like the others is finally abducted by routine, work, domestic life.
Apart from some anecdotes that help rebuild the period for us, John Fitzgerald Kennedy turning President, the pill box hats, the white gloves, the trash left behind after a picnic, all people smoking and smoking everywhere, there are plots that shows the evolution that both women and men suffered at the time, in a society who had it all, optimistically after the World War they believed in progress, growth, development, future. We are the heirs of that time and what we have know is a lot of questions, it might be possible that something has been done wrong, this is a personal point of view and what I really enjoy is loosing myself inside those interiors so real yet so nostalgic of a time that it was as bad as ours, as good as ours.
Mad Men has a good soundtrack, one of my favourite song (and sequence) is this:






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.