jueves, 15 de septiembre de 2011

La piel que habito / The skin I live in




De “La piel que habito” lo que debe ser destacado en primer lugar es su música, Alberto Iglesias ha hecho un trabajo extraordinario manteniendo a través de sus composiciones la intriga, el suspense, el misterio y al mismo tiempo siendo sutil pues su música no avasalla sino que completa la fuerza y el colorido de las imágenes así como el transcurrir de la historia, la película sin esta poderosa banda sonora no sería la misma y será uno de sus elementos más recordados.
Como es habitual en las películas de Pedro Almodóvar en “La piel que habito” la escenografía tiene también un importante protagonismo, los colores estridentes y los mosaicos con regusto entre tradicional y art-nouveau de “Volver” o “Todo sobre mi madre” se han dividido en este caso para concentrarse en puntos de color, que se encuentran en las alfombras, en algún sillón, o sólo como pequeñas referencias casi escondidas, una decoración más contenida quizás por el tono “negro” de la película pero no sobria.
Del trabajo de los actores tengo que decir que me sorprendió Antonio Banderas, actor del que no he soportado ninguna de sus películas, no sé muy bien si porque no ha escogido temas que a mi me interesen o porque no me gusta como actor, supongo que ambas cosas, en este caso su papel es creíble y está hasta atractivo, sin embargo considero que la protagonista absoluta es Elena Anaya quien tiene una mirada sugestiva y una fuerza interpretativa que reside en su propio cuerpo no sólo en sus diálogos.
La historia es complicada, retorcida y al principio no está muy claro cual es el tono y la intención de la película, que no creo que sea conscientemente ser un film del género “negro”, creo que es una historia muy oscura que ha sido llevada a la pantalla por un director con una forma de hacer cine muy particular que se hace presente también en este caso, no sería posible pensar que Almodóvar no va a introducir sus diálogos surrealistas, sus mujeres al borde de un ataque de histeria y sus psicópatas que son buenos, son malos y son simpáticos.
Las críticas no han sido buenas pero a mi me gustó bastante, creo que hay que atreverse a probar lo diferente, a romper con nuestras propias rutinas y eso es lo que ha hecho Almodóvar, no volver a repetir lo que todos conocemos de él y mostrar lo que quizás sean sus nuevos intereses.
Las películas de Almodóvar en si no poseen un final, queda todo en suspenso y sólo nos queda imaginar, en este caso por el tema que trata esta película, las especulaciones sobre como continúa la historia seguro que serán de los más variado.
Nota preferentemente para mujeres: fíjense en una escena en la que Elena Anaya recibe  variado maquillaje, una delicia ver todos los lápices, sombras y polvos que salen en pantalla.





*The best thing of “The skin I live in” is without doubt the soundtrack, Alberto Iglesias, a Spanish musician has made an extraordinary job, through and thanks to his music the tone of the film, the mystery, the suspense is kept. At the same time the music doesn´t hide the scenes is just there as the perfect companion. The music will remain in your heads and will be remember for long time.
“The skin I live in” is Almodovar´s and that is evident in the touch of colors on the sets, of course it is far away, being (as it is described) a “noir” film, from other of his creations as “Volver” or “All about my mother” with their bright colors or their art-nouveau mosaics, in “The skin I live in” colors are concentrated, in the carpets, in the sofas, on the walls, partially hidden.
Regarding the actors I have to admit that Antonio Banderas really played his role very well, I even believed him and found him attractive, all his previous film were unbearable for me, although the absolute prominence in the screen was held by Elena Anaya, she has such suggestive eyes and a body that speaks and express the feelings even more than her words.
The story is complicated, twisted and at the beginning not at all clear, you don´t know if you have to laugh or be afraid, I don´t buy the idea that this is a noir film, it is more a obscure story transformed by a director with a particular way of conceiving cinema, it is not possible to watch an Almodovar film without his touches, his hilarious dialogues, his powerful women sometimes hysterical, his psychopaths who are bad, good, nice.
Reviews in Spain has not been good, I like it very much and I do believe is courageous to break with our routines, with our own conventionalisms, Almodovar has not made exactly what was expected from him.
Almodovar´s film haven´t a define end, the audience have to complete the story, in this case because of the main subject of the film, the discussions about the continuation will be very diverse.
Note especially for women: Attention to one scene when Elena Anaya receives a set of make-up, an incredible combination of pencils, shadows, powders, a pleasure for the eyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.