miércoles, 7 de septiembre de 2011

The Wire




¿De qué trata The Wire? me lo preguntaba todo el tiempo al leer críticas y elogios constantes sobre esta serie hacia el año 2004 después de dos años de su estreno. Las fotografías y en general las reseñas sobre ella me decían que se trataba de una serie sobre tráfico de drogas, sobre bandas, sobre policías, sinceramente no me interesaba en absoluto y no tenía ninguna intención de verla. Pero una vez que vi los primeros capítulos de Tremé empecé a pensar que debería hacer el esfuerzo de comprobar que era eso que tanto atraía a la gente de The Wire, al principio la serie no me gustó tanto como esperaba, pero al final de la primera temporada ya tenía decidido verla entera, ¿por las tramas de asesinatos, tráfico de drogas y las investigaciones policiales? no, aunque estos aspectos conforman el desarrollo de la historia y están muy bien explicados, de forma realista y me imagino que bastante fiel, lo que me interesó de The Wire y supongo que a cualquiera que la vea es la forma de construir a los personajes, el retrato de una ciudad, Baltimore, que sale deprimida, atrasada, desordenada y donde no hay mucha esperanza de cambio. Las muertes se suceden en las zonas más pobres del Este y el Oeste y esa violencia constante sólo es objeto de atención cuando son las clases medias o ricas quienes las sufren. El problema de esto, como se ha comprobado en ciudades como Sao Paulo, México D.F. o Caracas es que la violencia de las favelas, de los distritos apartados, de los “ranchos” termina siempre en las calles, iniciando una guerra donde todos terminan perdiendo.
La serie consta de cinco temporadas, la primera presenta los mecanismos del tráfico de drogas en las calles de Baltimore, la defensa de las esquinas del trapicheo por parte de los grupos que compran y distribuyen la droga, recorres a través de los capítulos por donde fluye el tráfico y también lo más importante, el dinero, el que se lava mediante la compra de bienes inmuebles, la compra de políticos, jueces y policías. Todo es más o menos como pensamos que es pero se muestra tan real que asusta imaginarse a los políticos de cualquier ciudad, no sólo de Baltimore, comerciando con sus intereses, haciendo la vista gorda ante el tráfico de drogas, o de inmigrantes, o de influencias.
La segunda temporada se centra en el Puerto de la ciudad, como el declive de los astilleros y de la actividad en el Puerto empuja a los sindicatos a aceptar participar en el tráfico, a saltarse la norma para sobrevivir a la inexorable ley de la oferta y la demanda de un sistema económico que no entiende de tradiciones ni grupos sociales ni de trabajadores. La tercera temporada vuelve a los vericuetos de  la guerra por el control del tráfico, con un retrato puro y duro de la violencia en las calles tal como ocurre ahora mismo, en este mismo momento en que esto escribo o esto lees, en tantas ciudades, con gente que muere por encargo, gente cuya vida no vale nada y por la que nadie se preocupará.
La cuarta temporada para mi es la mejor, todo depende de cual sea tu interés especial, en ella por una parte se muestra el sistema educativo público en la ciudad, como la degradación de los servicios públicos y en especial el educativo son la puñalada definitiva sobre un grupo de gente sin oportunidades, si la educación no les ofrece una salida, si no los prepara para abandonar las calles y las actividades delictivas, si ni siquiera puede considerarse educación por la falta de interés, materiales, ¿cómo rescatar a los niños, a los jóvenes?, yo sólo creo en la educación como método para erradicar la pobreza, el atraso y también la violencia, si no se cuida la educación se pierde toda posibilidad de terminar con el círculo vicioso de muerte y miseria. Por otra parte está el retrato de la política y sus entresijos, tema que también me fascina, y ese es el término que siento por la política, me interesa enormemente en la misma proporción en la que me produce repulsión, ¿qué hace que muchos políticos quieran cambiar el mundo y luego sean ellos quienes contribuyan a destrozarlo todo?, las circunstancias del sistema al cual tienen que adaptarse, la corrupción ya aceptada por los propios ciudadanos, la falta de medios y de imaginación, pero también y eso es lo esencial el deseo de poder, el poder pasa a ser lo primero por encima del propósito de cambio, se mantiene la necesidad de transigir con lo intolerable a cambio de no perder el poder.
La quinta y última temporada es la definitiva caída de la venda sobre los ojos, la política es lo que es y no va a cambiar, sólo cambian sus protagonistas, quienes no quieren ser parte del sistema viciado deben salir de él en busca de otros caminos, las buenas intenciones no son suficientes para cambiar los problemas de una sociedad, el fin no justifica los medios y el periodismo que puede ser el arma para destapar la corrupción, la mentira, está más al servicio del poder de lo que nos podamos imaginar. Sólo hay intereses y a su sombra los ciudadanos, que hacen sus vidas, que sobreviven, que intentan mantener su honestidad o al menos no formar parte de la farsa.
The Wire es dura, sin concesiones, ni siquiera a la propia ciudad que sólo está mostrada con cierta belleza al final, pero no es una serie para esperar un final feliz porque es toda ella un retrato periodístico exhaustivo de las miserias del poder, en la política, en la justicia, en las calles, es Baltimore pero podría ser un poco tu ciudad.










*I realize it is too late to write a review about The Wire, since it has been aired from 2002 to 2008, however I always wondered what the series was about?. I read a lot of critics, all of them telling how good this series was but I didn´t feel attracted to see a story about street bands selling drugs and being chased by polices in the city of Baltimore. However and after the suggestions of my husband and seeing some chapters of Treme I thought that the series should have something, at first I didn´t like it as much as I thought yet at the end of the first season I was really curious about the story and wanted to see it all. Because of the drug dealing, the police investigations, the mysterious homicides? Not exactly, I would say because of the way the characters have been conceived and the portrait of Baltimore, chaotic, dirty, violent, with no much opportunities, exhausted by the violence on the street, a violence that is just significant when it touches the middle classes not the poor ones, as it happens in Sao Paulo, Mexico or Caracas when the violence is growing in the misery neighborhoods it ends by getting into the cities, starting a war everybody will loose.
The series is divided in five seasons, the first one shows the bands selling drugs on the streets, taking care of their “corners” and defending their business, you follow the dirty money until the top of the pyramid, the investment on real state, on political campaigns, the bribery of judges, polices. The description is more or less how we could imagine this world was, but it is show in a very vivid, real way.
Second season is focus on the Port and how the union have to accept playing the game and form part of the drug dealing to not disappear, swallowed by an economic system that it is not capable to respect traditions, social groups, workers. The third season develop the war between bands, the constant violence, the death of people the exact way it is happen right now that I am writing this or you are reading this in some cities, deaths of people nobody cares for.
Fourth season for me is the best one, of course this depends on your personal interests as I do believe education is the key to finish the spiral of misery and death, if there is no education what opportunity will the kids, the young have? How they will quit the streets if they do not have future out of them? Can we call education a system with no real interest in teaching, with no budget, with no materials? On the other side the fourth season explains how politic game is cooked, the influences, the good purposes, the connection with the people on the streets and finally the victory, the power and  the slap of reality, the necessity to concede in order to not lose power and the old practices starting again and again, politics fascinate me at the same proportion it disgust me. How come people who thought about changing the world end by destroying it a little bit more?
The end of the series, the fifth and final season is the revelation of the truth, as it is not as we would like it to be, politics will not change, the honest will have to move aside if they want to survive, the good intentions are not enough, the purposes not always justifies all the actions and journalism that should be the last weapon to discover, to denounce, is at the service of the power, more than we can even imagine.
The Wire is hard, is violent, there is no happy end of the story, there is not beautiful landscape of Baltimore, just a little at the end, is a long report about the miseries of politics, justice, of the citizens, of Baltimore, however it could be my city, your city.













The Wire ha sido escrita por David Simon, las dos últimas fotografías corresponden a dos de los personajes que más me gustaron, Omar interpretado por Michael Williams, un delincuente con sus propias reglas que sólo roba a traficantes y Bunny interpretado por Robert Wisdom, un policía que se pregunta qué pasaría si se legalizaran las drogas, la respuesta en la tercera temporada de la serie.

*The Wire has been written by David Simon, the last two pictures are from Michael Williams playing the role of Omar, a thief with his own rules who robs only the drug dealers; and Robert Wisdom playing Bunny, a police who wonders what would happen if drugs would be legalized, the answer on the third season.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.