viernes, 18 de noviembre de 2011

3pMumahc ß IIpado

O lo que es aproximadamente lo mismo “El Hermitage en el Prado”, estos son los caracteres que descubrí en el lápiz de recuerdo de esta exposición, los colores del lápiz son oro y rojo como corresponde a Rusia y más si se trata del Hermitage, un palacio lleno de tesoros artísticos.
Siempre he tenido fascinación por el Hermitage y en general por todo lo “ruso”. Hace años me compré un catálogo para turistas editado en francés, es de los años sesenta o setenta con una cubierta tan fea que la forré, el catálogo tiene bonitas fotos y era una forma de acercarme a un lugar que deseo visitar y al que espero poder ir algún día.
Por eso cuando tuve la oportunidad de visitar la exposición “El Hermitage en el Prado” me esperaba un gran anticipo de lo que será algún día mi visita auténtica, por un momento hasta pensé en no ver la exposición y así mantener la curiosidad hasta el día que vaya al Museo (visita que no tiene por el momento ninguna posibilidad de concretarse, aunque confío siempre en las sorpresas de última hora, hace unos años quería ir a Berlín, no pudo ser y unos meses después sin prepararlo estaba en la Puerta de Brandemburgo); así que no voy a decir que me decepcionó pero sí que no pude disfrutarla como esperaba, quizás es que al estar las obras exhibidas en las salas destinadas a las exposiciones temporales no pueden contemplarse sosegadamente, debido al gran éxito de las exposiciones del Prado hay una gran afluencia de público y poco espacio en ocasiones para contemplar las obras y poder leer los carteles que las acompañan.
La exposición del Hermitage en el Prado nos da una idea de las increíbles joyas que forman parte de la colección de ese museo, y supongo que su préstamo ha supuesto un sacrificio importante. Por una parte hay grandes obras de artistas admirados y reconocidos como Caravaggio, Velázquez, Tiziano, Rembrandt, casi al final del recorrido se encuentran obras valiosas pero a lo mejor menos conocidas para el público que visita la exposición, obras de Sonia Delaunay, Derain, Malevich, como transición se pueden encontrar tesoros un poco inesperados, una bellísima obra de Gauguin “Te avae no Maria”, “La bebedora de absenta” de Picasso con una luz verdosa y fría que hace que te sientas en medio de un oscuro y solitario café parisino a la espera de un vaso de absenta, “San Sebastián curado por las santas mujeres” de Ribera potente, oscuro y luminoso a la vez, detallista y misterioso. Un paisaje delicado y moderno de Claudio de Lorena o toda una colección de arquetas, cajitas y objetos curiosos con materiales preciosos traídos de China y la India.
Si tienen la suerte de visitar la exposición en un día con poco público seguro que pueden disfrutar de la maravillosa colección, yo espero poder volver a verla algún día en el Hermitage pero mientras tanto es una gran oportunidad poder dejarse llevar en un viaje que comienza en la pintura inicial que muestra el imponente Palacio con una luz helada hasta la pregunta final que nos plantea el enigmática y osado “Cuadrado Negro” de Malevich.




* This phrase can be translate (approximately) as “The Hermitage in the Prado”, I discovered this characters in the pencil that I have bought as a souvenir from my visit to the the exhibition of some works of art from the Hermitage collection in the Prado Museum in Madrid, the pencil colors are gold and red as it should be if we take into account that we are talking about Russia and the Hermitage.
I have always been fascinated by the Hermitage and in general by all Russian culture, so I had great expectations about this exhibition though in a first moment I considered not to visit it in order to not spoil the excitement of my future visit to the Hermitage (even though this visit is not at all scheduled for the immediate future, but I trust in surprises some years ago I planned to visit Berlin and I couldn´t and without expecting it some months later I was walking by the Brandenburg Gate). I would lie if I say I didn´t like the exhibition although I didn´t enjoy as I expected because it was really crowed and it was impossible to contemplate peacefully the works of art or have some quiet time to read the texts.
This exhibition give us a hint of what we can find in the Hermitage, fabulous works of art from admirable and well known artists such as Rembrandt, Velazquez, Caravaggio or Titian, also we can enjoy some less popular artists’ works as Sonia Delaunay, Derain or Malevich, and as a balance between both we can discover a colorful marvelous work by Gauguin “Te avae no Maria”, a mysterious “Absinthe drinker” by Picasso, in blue and green that makes you feel inside a Parisian bistro, an obscure although full of touch of light “Saint Sebastian cured by the Holy Women” by Ribera. A modern and delicate landscape by Claude of Lorraine or a magic collection of little jewelers, boxes made in gold and precious stones from China and India.
If you are lucky enough and can visit El Prado in a quiet afternoon you will have the incredible opportunity of enjoying this fantastic collection in Madrid and travel from the immense and frozen Hermitage Palace painting from the entrance to the enigmatic last question made by Malevich in his “Black Square”.



Para más información visiten http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/tesoros-del-hermitage/
For further information please visit http://www.museodelprado.es/en/exhibitions/exhibitions/at-the-museum/tesoros-del-hermitage/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.