viernes, 17 de febrero de 2012

El por qué de las piñas en Diciembre



 
Estuve casi todas las navidades enferma, lo que significó enclaustramiento casi absoluto, excepto para trabajar (ah maravilloso mundo el de los autónomos), así que los paseos eran de una habitación a la cocina de la cocina a las ventanas del salón, creo que el observar las mismas cosas una vez y otra es lo que me hizo pensar en el tema de este post ridículo.
Como eran las fiestas de Navidad a mi casa llegaron por vías distintas conservas naturales de fruta de todo tipo, embutidos varios, un montón de dátiles y muchas latas de piña así como una piña al natural. Me parecía tan fuera de lugar ver en el frutero una piña hermosa con esa “cresta” tan insultantemente tropical mientras afuera la temperatura estaba marcada a bajo cero, se hacía de noche a las cinco de la tarde y yo no podía salir, que empecé a pensar de donde procedería la absurda tradición de regalar piñas en Navidades y de introducirlas en cualquier cesta navideña que se precie. No hice ninguna investigación porque después de volver a mi estado normal cualquier reflexión febril me parecía incoherente, pero le sigo dando vueltas ahora y no he encontrado una respuesta lógica, ¿tendría que ver con el hecho de que los indianos, símbolos de prosperidad y de hombres hechos a sí mismos, trajeran frutas exóticas a sus familiares y más aún plantaran palmeras en sus casas?, palmeras por las que yo creo que siempre me gustó mi segunda casa, Asturias, porque pensaba que algo de mi tierra estaba también allí, en sus costas. ¿O será porque al tratarse de un bien importado tenía el glamour que tienen las cosas inaccesibles y la gente regalaba piña en las Navidades para impresionar a los demás y como señal de buen gusto?. ¿Es que las piñas son un reducto de los felices cincuenta y sesenta y sus modas decorativas que incluían adornar tristes cestas de Navidad con algo exótico?. Quien tenga información con fidelidad histórica está invitado a resolver el misterio.
Mientras encuentro la respuesta les dejo una receta de una de mis abuelas, una ensalada sui generis o también pueden tomarse uno de los mejores cócteles que existen siempre que se prepare bien, la Piña Colada, si está aceptado regalar ¡piñas! en Diciembre por qué no tomarse una piña colada en Febrero.
Receta de ensalada sui-generis:
1 Repollo mediano blanco
4 Zanahorias
Piña en rodajas (al natural o en almíbar)
Pasas
1 Manzana
Se rallan el repollo y las zanahorias, se cortan las rodajas de piña y las manzanas en trozos pequeños, se agregan las pasas y todo se mezcla con un poco de mayonesa o alguna salsa similar.




*During Christmas I was terribly sick, depressed I walked from my room to the kitchen and from the kitchen to the windows, maybe because of the state of mind caused by the fever and the fact of getting outside the house just if I had to work (oh the advantages of being your own boss), I started thinking about pineapples, why? Because one big pineapple was in the middle of my kitchen, exuberant and out of place in that time of the year, this pineapple landed in my house in one of the basket full with gastronomic presents we use to receive in Spain during Christmas.
And why people give pineapple in Christmas? Is it because one century and a half ago some Spanish made a fortune in America (Cuba, Mexico or Argentina especially) and as symbol of their fortune they gave their relatives pineapple in Christmas? I liked so much the pine trees on the shores of Asturias, for me they represented the link between my two hometowns Asturias and Maracaibo. This pine trees were brought by those wealthy Spanish as a souvenir from the countries where they´ve made their fortunes. Or it might be possible that during those “happy” years of the 50s and 60s pineapples where some kind of exotic present so beautiful and charming that could not be miss in every Christmas basket? I recovered myself in January and forgot my thoughts about pineapples and my promise of making an investigation about it.
While I try to find an answer I invite you to drink one of the best cocktails possible, Piña-Colada, or if you prefer to fix an easy and sui-generis salad that one of my grandmother used to cook.
Recipe for sui-generis pineapple salad
1 medium white cabbage
4 carrots
Raisins
Pineapple slices (natural or canned)
1 Apple
Grate the cabbage and the carrots, cut the pineapple and the apple in little pieces add the raisins and mix all with mayonnaise or other sauce alike.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.