viernes, 20 de abril de 2012

La Dolce Vita è meravigliosa




¡Ah La Dolce Vita! Tumbarse al sol en una playa, leer un buen libro, comer con unos amigos, dormir hasta tarde, escuchar la mejor música, estar en buena compañía, todo eso es una Dolce Vita, escenas siempre bañadas por el sol que ocurren en extensos días de verano. Cada uno tendrá su propia representación.
Para mí eso era en mi imaginación también La Dolce Vita, mujeres casi mitológicas bañándose en la Fontana de Trevi y un genial Mastroianni corriendo por las calles de Roma, no había visto la película porque tratándose de un clásico la guardaba para cuando llegara una ocasión, pensaba que en algún momento la película y yo nos cruzaríamos y en efecto así fue.
Buscando la Rebelión de las Masas de Ortega y Gasset en la biblioteca y frustrada porque la selección de Ortega y Gasset era bastante vergonzosa sin tener realmente un título propio del autor, pensé que mejor buscaba entonces una película para evitar una nueva noche con los gritos de los hinchas de fútbol como fondo. Y entonces ahí estaba La Dolce Vita esa película que nunca había visto pero que estaba reservando para un momento propicio. Me sorprendió pues aunque pensé que contemplaría ese gusto por el absurdo de Fellini, las fiestas locas, los personajes inauditos, las historias inverosímiles, las ciudades neorrealistas y aunque todo eso está en La Dolce Vita también contiene una interesante reflexión moral y muchos de sus diálogos podría suscribirlos palabra por palabra. Ir de fiesta en fiesta, de acontecimiento social en acontecimiento social y sentir que lo que buscas no está allí tampoco en el trabajo y el dinero que este puede darte o más bien no darte. Las relaciones familiares, con amigos y la lucha entre la realidad y los deseos personales están también narrados en la película, Marcello Mastroianni, en una de las mejores historias que componen a La Dolce Vita, está en el costa con una máquina de escribir delante de sí, un interés genuino por las historias de los demás y al parecer una imposibilidad para escribir y ser lo que querría ser.
El balcón que se abre hacia la nada en la casa de Steiner, el lugar donde Mastroianni encuentra parte de las respuestas que está siempre buscando, la fiesta con curvas y pabellones palaciegos lúgubres que esconden deseos y aburrimiento, la salida al amanecer, las discusiones duras con una novia suicida, las cámaras siempre preparadas de los periodistas para contarlo todo y deshumanizarlo todo, los coches que pasan una vez y otra, pasan todo el tiempo, como pueden estar pasando ahora delante de tu ventana, sin que sepas si deberías seguirles o no.
Una música genial, unos ambientes, escenarios y vestuarios que te atrapan en la Roma de La Dolce Vita acompañan a una sucesión de personajes: actores, actrices, gente del espectáculo, nobles, fotógrafos, visionarios del pueblo llano, prostitutas, travestis, abogados y ricos varios, todos genialmente interpretados por varios actores más y menos conocidos. Anita Ekberg se baña en una Fontana de Trevi en medio de la noche y Marcello dice: estamos todos equivocados, estábamos todos equivocados. Pero la revelación no durará mucho, vuelve el amanecer y la sucesión de eventos que terminan por convencer al protagonista que nada puede hacer más que seguir la corriente, ver los coches pasar y subirse a alguno hacia una nueva fiesta, si es con la banda sonora de La Dolce Vita mejor. Siempre quedará algún balcón al que volver a asomarse a los propios pensamientos, en la Roma que ya no existe de Felllini o donde sea que estemos.






*Ah fantastic Dolce Vita, beautiful afternoons spent at the beach, reading a good book, having lunch with friends, listening to my favorite music, surrounded by the company of someone special, waking up late, everything sunbathed happening in long summer days, for me that is Dolce Vita, every person will have it´s own version.
La Dolce Vita is one of these films I knew I definitively had to see but I was saving it to for a good occasion, when looking for a book I could not find in the library I changed my mind and thought a film would be a perfect alternative to another night of Spanish football, and there it was La Dolce Vita, the occasion have finally arrived. Ready to find all the Fellini´s elements such as the incredible characters, the surreal stories, the decadent cities, the endless parties, I have not been prepared for the deep moral reflection this film is. I could be the author of some of the phrases and even entire dialogues, who confess with such intensity the dissatisfaction that from party to party Marcello Mastroianni feels? Who faces with such intelligence the difficulty of living one life while desiring another one?
Different stories composed this film where you will see Marcello Mastroianni playing the role of an intelligent journalist who have to battle against what he really wants being finally defeated, he is nearby the coast once trying to write and be actually a writer but at the end nothing happens, he continues to jump from one car to another, to find famous people who have really nothing to tell and to question himself in a friend´s house where he will find some answers.
The cast of this film is incredible, all played their roles very well, prostitutes, transsexuals, photographers, nobles, bourgeois, musicians, actor, actress, people of the streets, models; the city, the environment, the dresses, the music, everything is notable, opposite from the ordinary and that precisely makes you feel more trapped into the story, all this beauty is surrounding Marcello though he cannot really see anything or anything is finally to good to be true in his life.
Cars are passing by in Via Veneto as the might be passing right now in front of your window too, there always be a balcony like the one in La Dolce Vita over the city of Rome to make you turn to what you real dreams are. And say like Marcello inside the Fontana di Trevi: we were all wrong.




miércoles, 4 de abril de 2012

When you´re strange




Esta semana va de documentales y de música. “When you´re strange” como muchos sabrán es el documental de Tom DiCillo presentado en el año 2009 sobre The Doors. Sólo por el tema se trata de palabras mayores, después de las críticas fanáticas a favor y en contra del experimento de Oliver Stone, documentar la historia de uno de los grupos más importantes de los Estados Unidos en la década de los sesenta y cuya influencia seguiría viva muchas décadas después en todo el mundo (hasta hoy) no parece un asunto fácil con el que se puede contentar a todos. Por lo poco que he leído después de ver When you´re strange la crítica parece haber sido casi unánimemente favorable al trabajo presentado. En algunos momentos mientras lo veía sentí que había una cierta influencia de los E! True Hollywood Story pero el texto narrado por Johnny Depp resulta limpio y melodramático sólo en la justa medida, si hay una crítica que hacerle a este documental es el hecho de que resalta en exceso la figura de Jim Morrison por encima de la de Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore, notándose la fascinación que Morrison como mito ejerce sobre el director.
Lo mejor del documental y por lo que vale la pena verlo tanto si no conoces mucho de los Doors como si eres un fan acérrimo es que a diferencia de la película de Oliver Stone los músicos son presentados como artistas inteligentes y no sólo como fatuos rock stars, las fotografías, grabaciones de conciertos y escenas poco conocidas grabadas por ellos mismos acompañan a la maravillosa música de The Doors hasta el final con una bonita reflexión de cierre sobre su música, su generación y sobre Jim Morrison.
Yo empecé tarde a oír la música de The Doors, con dieciséis años me encontré que las letras de un grupo de los sesenta con un teclado sin bajo eran pura poesía, misteriosas, lánguidas a veces, otras desafiantes, líricas. Es extraño decirlo pero cuando recuerdo lo que fue ir recopilando sus discos y conociendo su música la sensación que tenía al oírla era la de una gran libertad, sensación que creo es la que ellos tenían al componer y tocar y que su música inevitablemente transmite, por ese motivo es por lo que creo que siguen siendo interesantes todavía hoy para los jóvenes de todo el mundo que se acercan a sus discos para saber quien eran esos tipos.
En el documental cuando se narra el viaje de Jim Morrison a París estremece oír que aparentemente éste paseaba por el Père Lachaise donde él mismo no tardaría mucho en ser enterrado. Como otros de su generación murió demasiado joven, pero a diferencia de otros cantantes en ese momento y después Morrison era un lector curioso y un buen escritor, Manzarek, Krieger y Densmore además fueron músicos concienzudos que experimentaron y mantuvieron la calidad de la música en todos sus álbumes y esa combinación tan rara de inteligencia y carisma es lo que les hizo ser los Doors, mucho más que estrellas de la música.
*It seems this week will be dedicated to the music and documentaries about it. I have recently seen When you´re strange the Tom DiCillo documentary about The Doors. He has been brave enough to tell the story of one of the most influential bands of the recent history of America, especially if we consider the terrible reviews about the Oliver Stone´s film. I have the sensation after reading some articles of the 2009 that the film has been applauded by the critics as well as by the audience and has even pleased the surviving members of the band. While I was watching it I have to recognize I felt some influence of the E! True Hollywood Stories but the phrases of the text recited by Johnny Depp were accurate and not too melodramatic. If I would have to point out something bad about this film was the fact that it is focused on Jim Morrison and one can feel the fascination the director feels for Morrison as an icon of his generation.
The best of the film are the pictures, the rare scenes recorded by the members of the band and the concert sessions shown. Also it proves how the musicians were real artist who were conscientious about their music and were ready to experiment with it; this is the essential difference with the Stone´s film that describes The Doors as vain rock stars. At the end of the documentary a beautiful reflection about music and the feelings of the 60s generation is expressed.
I can say I encountered The Doors music very late, when I was sixteen I could not believe the lyrics and the powerful music of a band without a bass and with an organ. I remember feeling incredible free when I listened to their music and this is due to the way their expressed themselves through their music, with real poetry in their lyrics and experimental sounds. This irreverent touch might be the key to explain why so many years after Morrison death the young generations still approach and like so much The Doors.
They were famous and successful because they got a rare combination of charisma and intelligence, something difficult to find in popular artists. It is shocking to discover that apparently Jim Morrison during his stay in Paris used to visit the Père Lachaise Cemetery where he will be buried some months later. This documentary with the marvelous music of the band tells also the story of a violent time in history, The Doors were definitely more than rock celebrities and their creativity shines still.

lunes, 2 de abril de 2012

La pasión de la Venezuela Heroica




El día de ayer la TVE (2) presentó el documental “The Promise of Music” dirigido por Enrique Sánchez Lansch, director hispano-germano (nacido según la Wikipedia en Gijón), con el título Dudamel-La Promesa de la Música. Aunque Gustavo Dudamel es una referencia importante en realidad el documental trata de un sistema, el “Sistema” y acompaña a los jóvenes de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar desde sus ensayos para interpretar la Heroica de Beethoven hasta su presentación en el Festival de la ciudad de Bonn.
El Sistema es un sueño que se ha hecho realidad a pesar de tenerlo todo en contra, fundado en 1975 por José Antonio Abreu ha ido creciendo hasta formar una red de orquestas infantiles y juveniles que es un canto a la esperanza en un país atormentado por la violencia. Recuerdo perfectamente cuando y como descubrí quien era Gustavo Dudamel, leyendo el periódico en casa de mis padres en Venezuela en el año 2004, me llamó la atención que un joven de Barquisimeto hubiese ganado el premio de dirección Gustav Mahler. En 2008 el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, aparte de otros muchos reconocimientos que les han llegado quizás atraídos por la fuerza y la fama mundial de Dudamel pero también por los logros indudables del Sistema por sí mismo. En el documental Lansch muestra de forma directa pero sin voyeurismo la realidad de las calles venezolanas, con niños y jóvenes que no tienen muchas oportunidades, los ranchitos (chabolas) creciendo en los cerros de Caracas y la inseguridad constante, paralelo a ello están las familias de los jóvenes músicos, gentes humildes que apoyan a sus hijos en un actividad que valoran como importante aunque no la terminen de comprender del todo. Y lo que impulsa al Sistema es el empeño de profesores a lo largo y ancho de Venezuela, de donantes de todo el mundo y gracias al ingenio y la profesionalidad de Abreu de todos los gobiernos que en Venezuela han sido, pero sobre todo al Sistema lo impulsan sus muchachos como los llama cariñosamente Dudamel, jóvenes que ensayan cuatro horas todos los días, algunos de los cuales no se dedicarán profesionalmente a la música, algunos otros auténticos talentos sobrenaturales como el propio Dudamel o Diego Matheuz, pero todos ellos con una pasión por la música y un deseo enorme de aprender y trascender las circunstancias en las que viven. Esa es la belleza de un invento como el Sistema, no se trata de descubrir músicos, se trata de formar ciudadanos, se trata de abrir un mundo maravilloso a quien no podía en principio alcanzarlo, se trata de construir una mejor sociedad. Hay un profundo compromiso entre los músicos del Sistema, se sienten responsables de ofrecer a los que empiezan las enseñanzas que ellos tuvieron la oportunidad de recibir.
Cuando Gustavo Dudamel y la joven orquesta sacan a pasear sus chaquetas con los colores de la bandera y sus estrellas no es un gesto de chovinismo, es un gesto que dice aquí estamos a pesar de todo, porque como Dudamel afirma en este documental si en Venezuela pudieron hacerlo ¿por qué no en el mundo? Curiosamente cuando he buscado imágenes de Venezuela no he encontrado ninguna de la Orquesta Juvenil Simón Bolívar ni siquiera de Dudamel, pero el Sistema crece al lado de los cerros miserables, al margen de la política ineficaz, fuera de los discursos maniqueos; y forma a los nuevos héroes de Venezuela que tienen un arma muy poderosa, su pasión por la música.
P.D: Venezuela Heroica es el título de una novela muy famosa en el país, escrita por Eduardo Blanco y que narra la gesta por la independencia.
*Yesterday the Spanish National TV Channel aired the documental “The Promise of Music” by hispanic-german director Enrique Sánchez Lansch, it was presented as Gustavo Dudamel-The Promise of Music, although Dudamel is an important reference in the film this is about “El Sistema”, creation of José Antonio Abreu, it has been founded in 1975 and nowadays it is composed of more than 100 little orchestras for kids and adolescents across Venezuela.
The film shows in a subtle way the reality of the streets of the country, the fear to the violence, the young in the streets with no future and the slums growing and growing, especially in Caracas. But also it shows how the humble families of the young musicians supports them, how the teachers are committed to their jobs, and emphasizes how the young play four even four hours per day in order to become the best musicians. The documentary starts in Venezuela with the rehearsals of the orchestra under Dudamel´s direction and how they ended playing the Eroica of Beethoven at the Bonn Festival.
The goal of El Sistema is not above all discovering new talents, is opening a new world of possibilities to kids and young that otherwise would not have the opportunity to reach, is educating citizens and essentially build a better society. Dudamel himself says -if we could do it in Venezuela, why not in the entire world?- When the young musicians of the Simón Bolívar Orchestra wear their jackets with the colors of the Venezuelan flag with the stars all across them, they do not pretend to be chauvinistic, they are just saying Yes! Here we are from Venezuela!; El Sistema grows amazingly despite the violence, despite politics and even though when you try to find images of Venezuela you will not find a single picture of the orchestras of El Sistema, these boys and girls are the new Venezuelan heroic patriots, they do not need weapons because they are armed with their passion for music.
P.S: I have played for naming this post with the words in Spanish Heroica from Beethoven and Venezuela Heroica the title of Eduardo Blanco´s novel about the Venezuelan independence.


Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.