lunes, 2 de abril de 2012

La pasión de la Venezuela Heroica




El día de ayer la TVE (2) presentó el documental “The Promise of Music” dirigido por Enrique Sánchez Lansch, director hispano-germano (nacido según la Wikipedia en Gijón), con el título Dudamel-La Promesa de la Música. Aunque Gustavo Dudamel es una referencia importante en realidad el documental trata de un sistema, el “Sistema” y acompaña a los jóvenes de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar desde sus ensayos para interpretar la Heroica de Beethoven hasta su presentación en el Festival de la ciudad de Bonn.
El Sistema es un sueño que se ha hecho realidad a pesar de tenerlo todo en contra, fundado en 1975 por José Antonio Abreu ha ido creciendo hasta formar una red de orquestas infantiles y juveniles que es un canto a la esperanza en un país atormentado por la violencia. Recuerdo perfectamente cuando y como descubrí quien era Gustavo Dudamel, leyendo el periódico en casa de mis padres en Venezuela en el año 2004, me llamó la atención que un joven de Barquisimeto hubiese ganado el premio de dirección Gustav Mahler. En 2008 el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, aparte de otros muchos reconocimientos que les han llegado quizás atraídos por la fuerza y la fama mundial de Dudamel pero también por los logros indudables del Sistema por sí mismo. En el documental Lansch muestra de forma directa pero sin voyeurismo la realidad de las calles venezolanas, con niños y jóvenes que no tienen muchas oportunidades, los ranchitos (chabolas) creciendo en los cerros de Caracas y la inseguridad constante, paralelo a ello están las familias de los jóvenes músicos, gentes humildes que apoyan a sus hijos en un actividad que valoran como importante aunque no la terminen de comprender del todo. Y lo que impulsa al Sistema es el empeño de profesores a lo largo y ancho de Venezuela, de donantes de todo el mundo y gracias al ingenio y la profesionalidad de Abreu de todos los gobiernos que en Venezuela han sido, pero sobre todo al Sistema lo impulsan sus muchachos como los llama cariñosamente Dudamel, jóvenes que ensayan cuatro horas todos los días, algunos de los cuales no se dedicarán profesionalmente a la música, algunos otros auténticos talentos sobrenaturales como el propio Dudamel o Diego Matheuz, pero todos ellos con una pasión por la música y un deseo enorme de aprender y trascender las circunstancias en las que viven. Esa es la belleza de un invento como el Sistema, no se trata de descubrir músicos, se trata de formar ciudadanos, se trata de abrir un mundo maravilloso a quien no podía en principio alcanzarlo, se trata de construir una mejor sociedad. Hay un profundo compromiso entre los músicos del Sistema, se sienten responsables de ofrecer a los que empiezan las enseñanzas que ellos tuvieron la oportunidad de recibir.
Cuando Gustavo Dudamel y la joven orquesta sacan a pasear sus chaquetas con los colores de la bandera y sus estrellas no es un gesto de chovinismo, es un gesto que dice aquí estamos a pesar de todo, porque como Dudamel afirma en este documental si en Venezuela pudieron hacerlo ¿por qué no en el mundo? Curiosamente cuando he buscado imágenes de Venezuela no he encontrado ninguna de la Orquesta Juvenil Simón Bolívar ni siquiera de Dudamel, pero el Sistema crece al lado de los cerros miserables, al margen de la política ineficaz, fuera de los discursos maniqueos; y forma a los nuevos héroes de Venezuela que tienen un arma muy poderosa, su pasión por la música.
P.D: Venezuela Heroica es el título de una novela muy famosa en el país, escrita por Eduardo Blanco y que narra la gesta por la independencia.
*Yesterday the Spanish National TV Channel aired the documental “The Promise of Music” by hispanic-german director Enrique Sánchez Lansch, it was presented as Gustavo Dudamel-The Promise of Music, although Dudamel is an important reference in the film this is about “El Sistema”, creation of José Antonio Abreu, it has been founded in 1975 and nowadays it is composed of more than 100 little orchestras for kids and adolescents across Venezuela.
The film shows in a subtle way the reality of the streets of the country, the fear to the violence, the young in the streets with no future and the slums growing and growing, especially in Caracas. But also it shows how the humble families of the young musicians supports them, how the teachers are committed to their jobs, and emphasizes how the young play four even four hours per day in order to become the best musicians. The documentary starts in Venezuela with the rehearsals of the orchestra under Dudamel´s direction and how they ended playing the Eroica of Beethoven at the Bonn Festival.
The goal of El Sistema is not above all discovering new talents, is opening a new world of possibilities to kids and young that otherwise would not have the opportunity to reach, is educating citizens and essentially build a better society. Dudamel himself says -if we could do it in Venezuela, why not in the entire world?- When the young musicians of the Simón Bolívar Orchestra wear their jackets with the colors of the Venezuelan flag with the stars all across them, they do not pretend to be chauvinistic, they are just saying Yes! Here we are from Venezuela!; El Sistema grows amazingly despite the violence, despite politics and even though when you try to find images of Venezuela you will not find a single picture of the orchestras of El Sistema, these boys and girls are the new Venezuelan heroic patriots, they do not need weapons because they are armed with their passion for music.
P.S: I have played for naming this post with the words in Spanish Heroica from Beethoven and Venezuela Heroica the title of Eduardo Blanco´s novel about the Venezuelan independence.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.