lunes, 18 de junio de 2012

Sous le ciel de Paris: Les femmes du 6e étage





Un buen rato y muchos recuerdos fue lo que me dejó Les Femmes du 6ème étage, esta película francesa llena de maravillosas actrices españolas, que tan tarde ha llegado a nuestros cines. La película muestra de forma dulce y cómica la historia real de tantas españolas que en la década de los sesenta dejaron sus pueblos para cruzar al vecino país y trabajar como asistentas en las casas de las familias burguesas de París. “Les chambres de bonnes” como se llama en francés a las habitaciones del servicio, se alquilan hoy en día por 200 y 300 euros, siguen estando en los pisos superiores de los inmuebles más impresionantes del centro de la capital, a ellas se accede a través de las escaleras de servicio, normalmente de tablones de maderas que crujen y que podrían contar muchas historias. Yo también como muchos estudiantes y trabajadores de paso por la ciudad viví un breve espacio de tiempo, entre mudanza y mudanza, en una chambre de bonne. En el techo abuhardillado había una pequeña ventana desde la que se veía la Torre Eiffel, hoy en día les chambres de bonnes están reformadas y se las ha dotado de baños, en algunos casos incluso de pequeñas cocinas, pero aún es posible imaginarse lo que deberían ser las vidas de aquellas mujeres que sin conocer el idioma debían dormir en habitaciones sin calefacción, compartiendo un pequeño baño en el pasillo, sin agua caliente ni prácticamente ninguna distracción. Hoy en estas habitaciones vive gente joven y bohemios a quienes lo estirados vecinos de los edificios no prestan mucha atención, además el acceso por las escaleras del servicio hace que ambos mundos sigan sin mezclarse demasiado.
Lo que en realidad me gustó de la película fue el retrato certero que hace de la emigración española, algo que conozco bastante bien porque la mitad de mi familia de una forma u otra, en un sitio u otro han vivido su propia historia de emigración. Una de las mejores escenas son aquellas en que las mujeres se reúnen en torno a un vino y una guitarra o una paella y entonces las canciones y un auténtico joie de vivre les hacen manifiestar su nostalgia por el país que han dejado atrás, cuántas veces no habré visto a los españoles en cualquier lugar del mundo cantar Viva España y emocionarse por una tortilla de patatas. Recuerdo pasear por el 20ème arrondisement y oír a los mayores hablar español como si acabaran de llegar de sus pueblos, o escuchar a grupos de españolas sentadas al fresco del Parc de la Villette hablar de sus cosas como lo harían aquí en León o en cualquier ciudad de España. Lo que para una persona significa la añoranza de su país lo aprendí muy pronto cuando iba con mi madre a visitar a los españoles del centro asturiano de mi ciudad en Venezuela. Aquellas personas que a mi me parecía que tenían mil años, jugaban a las cartas y hablaban de una época que ya no existía, de un país que ya nunca encontrarían porque eso es emigrar, dividir tu corazón en varios lugares y pertenecer a todos y a ninguno.
Las actrices tanto francesas como españolas de Les Femmes du 6e Étage hacen que con su gran trabajo una historia un poco simple se transforme en una distracción maravillosa, la Guerra Civil y las secuelas que dejó en España están en el fondo del relato aunque se haga poca mención de ella. Otra de las cosas que más me han gustado es la recreación de los interiores, esa Europa de los años sesenta un poco vetusta y decrépita, con cocinas terribles y largos pasillos oscuros, los salones polvorientos y decadentes que aún se encuentran en los pocos edificios antiguos sin reformar que hay en los centros de las ciudades. La felicidad como muestra esta película, se puede encontrar en las formas y los lugares más inesperados.
Aunque es cierto que la película contiene algunos de los tópicos españoles y que retrata Burgos o alrededores con casas blancas de estilo mediterráneo, no podemos quejarnos de esos errores cuando el doblaje es tan infame que retrata a los franceses como cursis que sólo se dedican a exagerar las erres, una vez más el doblaje me ha hecho arrepentirme de ir al cine en vez de esperar a verla en el idioma original. Pero ya se sabe que nada es perfecto.





*I have spent a great time seeing The Women on the 6th Floor, lots of memories came to mind. This film is a sweet and hilarious portrait of the real stories of the Spanish women who in the middle of the sixties crossed the border to work as maids in the Parisian bourgeoisie apartments. The group of Spanish actress is just marvelous and so are the French ones. I lived during a short period of time between leaving one apartment and moving to another, in one of the “chambres des bonnes”, the little rooms that used to be the shelter of this women in Paris, nowadays les chambres have been transformed and some have bathroom and even a little kitchen, in the years of the film they did not have hot water or heat, alone in the city without speaking French and almost without distractions one can perfectly imagine the difficulties of the existences of this Spanish women. However even now the bohemian and students that occupy the chambres are separated from the owners of the ancient apartments by the stairs just for the “help”.
My favorite scenes were those when the Spanish ladies were all together partying around a bottle of wine and a guitar or around a paella, I know very well what these symbols mean for the Spaniards. My family for different reasons has travelled to different countries so I understand very well the sensation of feeling a terrible nostalgia for your country and I have seen so many times the Spaniards almost crying while singing Viva España. I learned what was to be an immigrant very early, being a little girl I used to accompany my mom to visit a club of old Spanish immigrants, they were sitting playing cards talking about a country that no longer existed and dreaming with a time they will never live again, that is basically what means to be an immigrant, your heart breaks in peaces and you are divided between different places not belonging to any one of them entirely.
The great work performed by the actors has transformed a quite simple story into something really moving, the brutality of the Spanish Civil War is like a vague pain, the interiors of the houses are just fantastic as they are exactly as the old Europe apartments were, dusty and decadent, with long corridors and luxurious entrances. Happiness, like the movie discovers, can be found in the strangest places.
The Women on the 6th Floor has been directed by Philippe Le Guay and performed by: Fabrice Luchini, Carmen Maura, Natalia Verbeke, and Sandrine Kiberlain amongst others.

Las Chicas de la sexta planta ha sido dirigida por Philippe Le Guay y protagonizada por: Fabrice Luchini, Natalia Verbeke, Carmen Maura y Sandrine Kiberlain.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.