domingo, 26 de agosto de 2012

Un libro que empieza en verano que no es para el verano: Un Millón de Muertos / Gironella´s One Million Dead




Antes de Un Millón de Muertos la mayoría de los libros que había leído este verano no me habían causado grandes emociones, algunos de ellos de autores a los que quería conocer pues nunca había leído. Un Millón de Muertos como ya me ha pasado con otros libros me “encontró” un día en que rebuscaba en mi biblioteca para llevarme uno a la playa. Había disfrutado del “Prisionero de Zenda” por algunos días y me tropecé entre otros con el libro de Gironella, uno de esos libros que sabía que tenía que leer pero al que siempre había intentado evitar. Quizás su título tan deprimente, su cubierta llena de cruces, su tema tremendo me habían alejado todas las veces que hice el tímido intento de empezarlo. Contra él además tenía un prejuicio, la Guerra Civil española era un tema para el que yo creía que no era conveniente fiarse de autores españoles, por obvias razones. Me leí Por Quién Doblan las Campanas, en un verano fuera de España devoré el libro de Hugh Thomas sobre la Guerra Civil; y sobre la vida y muerte de mi admirado Federico García Lorca para mi no existe más autoridad que la de Ian Gibson. Un autor español que publicara un libro sobre la Guerra no me merecía ninguna confianza, la pasión de haber pertenecido a uno u otro bando o la desgracia que a cada cual le había tocado tenía que necesariamente teñir de parcialidad el escrito, mentiría además quien dijera que no tenemos una y mil versiones cinematográficas de la contienda, unas excelentes y otras vergonzosas. Antes de salir empecé a leer la primera página porque siendo un libro pesado no me arriesgaba a cargarlo si iba a ser un relato insufrible de batallas en Todelo y el Ebro. Pero no, Un Millón de Muertos habla de la guerra que viven las pequeñas cosas, la guerra que sufren las personas. Habla de la guerra sin más, de cómo empieza un enfrentamiento sin que ni unos ni otros puedan comprender el papel que les toca en suerte y las consecuencias que deben sufrir, retrata el odio, la perplejidad, el sufrimiento, las incongruencias, la valentía, la miseria. La vida que transcurre al borde del cauce de los ríos, en las montañas, en los pasos de frontera, la vida que se rebela contra la guerra, la incertidumbre. Los gestos, mentiras y heroicidades en los dos bandos. Los falangistas que creen en un futuro mejor, los sacerdotes que temen morir, los milicianos que defienden Madrid, los comunistas que desconfían de los rusos, los españoles que de uno y otro lado escuchan la radio y oyen avanzar a los “suyos”. Cualquiera que quiera acercarse a lo que fue y cómo fue la Guerra Civil española puede hacerlo gracias a este libro, que sobre todo transmite una comprensión profunda del ser humano, sus debilidades, sus grandezas, sus pequeñas ambiciones, su triste vulnerabilidad. Y la guerra, que todo lo destruye, que transforma las vidas de la gente y su conciencia para siempre. Sólo la familia, los amigos, los aliados inesperados pueden salvar a la gente de la guerra y empujarlos a seguir viviendo aunque todo parezca estar en contra.
He oído en estos días en los que se acercan las elecciones presidenciales de Venezuela que en caso de perder el Presidente Chávez se desencadenaría una Guerra Civil, no oculto que en ocasiones me gustaría saber cómo se sentirían los “chavistas” si las tornas cambiaran y fueran ellos los excluidos de todo beneficio y pasaran a ser como tantos venezolanos de la oposición durante estos largos catorce años, ciudadanos de segunda categoría, pero eso no serviría de nada, las guerras, los enfrentamientos políticos son sólo destrucción, palabras y acciones vacías. Lo único que funciona es creer que un mejor país es posible y que aunque digan que es el mejor de los males, la democracia, es la única respuesta a cualquier interrogante sobre la forma de gobierno. Además yo no creo que la democracia sea el mejor de los males, creo que es siempre mejorable y ahí radica su gracia, en democracia puedes hasta quejarte de ella, puedes cambiar, no siempre es un camino en línea recta pero puedes transformar lo que ayer parecía inmutable y existe siempre la posibilidad de dialogar. La guerra sólo deja tras de si un erial y familias tocadas por el dolor y la rabia, unos y otros en España tuvieron que enterrar a sus muertos, no hay familia que se libre de haber tenido entre los suyos un caído de uno u otro bando, cuarenta años de dictadura no devolvieron la paz ansiada sólo postergaron agónicamente la llegada de la reconciliación.
Un Millón de Muertos forma parte de una trilogía y aunque la lea de forma desordenada no puedo ya quedarme sin leer los otros libros, Los Cipreses Creen en Dios y Ha Estallado la Paz. ¿Cómo pudo Gironella tomar la distancia necesaria para retratar con tanto cariño y sabiduría a sus personajes, desde lo pequeño de sus acciones a lo trascendental de sus sentimientos? Sin duda siendo un escritor excelente que contando la verdad supo embellecerla a través de sus palabras.

*This summer I have not yet read the book that would make me feel incredible things, the “book” in capitals, until I have found before going to spend the morning at the beach “One Million Dead” written by the Spanish writer Jose Maria Gironella. I have tried to avoid this book without imaging how much hours of pleasure it will provide me. I have avoided the book for multiple reasons, the cover design full of crosses, the title One Million! Dead, the subject the Spanish Civil War, all that frightened me. Beside all these reasons I have always believed that you could not trust a Spanish writer about the facts of the War, inevitably belonging to one of the sides would not let them be objective enough, that is why I have read For Whom the Bells Toll and Hugh Thomas´s Spanish Civil War and concerning everything related to the life and dead of Lorca my guide is Ian Gibson. And yet, One Million Dead is a beautiful book about the war, the war that persons suffer, that little things suffer. The Civil War surprised the common people and destroyed everything. Is a generous portrait of some human beings, their heroic actions, their fears, their miseries, their pain, their hate, their kindness. Only family, friends and some unexpected allies can help people survive an experience like war.
Now that I hear some people predict that in case Chavez (Venezuelan President) would loose the next elections it would probably give birth to a Civil War I do fantasize with the possibility of seeing all those blessed with power being relegated as they have done with so many opponents along these terrible fourteen years of the so called Bolivarian Revolution, but five minutes later I think what would it serve for? Only a real democracy is the answer for Venezuela and any country, I do not believe democracy is the less offensive of all possible government forms, I do believe in democracy, in the power of citizens to change things for the best, it is not always simple, not always we walk through a straight path, but thanks to democracy we can give voice to our demands.
One Million Dead forms part of a trilogy, the first one The Cypresses Believe in God takes place before the War, the last one Peace after War just after it finished. I have now that I have read One Million Dead to read the other two. How could Gironella being able to create so beautiful characters describing their little actions and also their deepest thoughts? Only a good writer is able to tell the truth and make it beautiful through the magic of words.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.