jueves, 22 de noviembre de 2012

Bonjour Tristesse


Jean Seberg estaba para mí unida a Françoise Sagan, o Françoise Sagan unida a Jean Seberg, de resto no sabía nada más de Sagan aparte de lo que la gente “biempensante” cree que se debe saber para hacer ostentación de “cultura general”, escritora francesa del Siglo XX, conocida por una obra sobre la juventud, Bonjour Tristesse, llevada al cine por Otto Preminger y protagonizada (la parte que a mí me interesaba) por Jean Seberg.
Buscando literatura en su idioma original, que tampoco me costara tres semanas tener que leer, encontré Bonjour Tristesse y me lo leí en una tarde. Mi idea sobre este libro era que se trataría de una especie de Guardián en el Centeno a la française, pero por supuesto y como suele suceder las ideas generales de cultura sólo sirven para conversaciones de sobremesa estúpidas, pues Bonjour Tristesse tiene más de la sociedad corrupta y egoísta de El Gran Gatsby que de la rebeldía del libro de Salinger.
Todo comienza en una villa en la costa mediterránea francesa, las tardes al sol, los paseos, el descubrimiento del primer amor (o más bien de su versión más retorcida) y el fin de la inocencia, al principio Cecilia la joven protagonista, es como cualquier chica rebelde con la que cualquiera puede identificarse, deseos de libertad, de salir, de descubrir y de hacer lo que quiere y no lo que le imponen, es infantil a veces, madura otras, pero según avanza la historia Cecilia no busca sólo su independencia sino mantener una forma de vida egoísta y vacía a la que se aferra, porque es el estilo de vida al que los demás deben acostumbrarse y el que ella siente amenazado, esa lucha por mantenerse en el exacto lugar en el que se encuentra la lleva a idear un juego tonto, sin aparentes consecuencias y que leyéndolo me aburrió bastante y me transportó a los argumentos propios de Delia Fiallo para las telenovelas venezolanas, pero el juego no es tan estúpido y conduce a uno de esos finales que te dejan con la boca abierta, descubriéndote que el inocente y tonto eres tú, no los personajes de los que sólo eres capaz hasta entonces de conocer la superficie.
Al final Cecilia cuenta como algunas mañanas en París, al amanecer, siente esa sensación a la que ya es capaz de dar nombre, la tristeza, todo ha pasado, la vida ha continuado pero no ha salido ilesa de la lucha, sin embargo nada ha cambiado en apariencia en su mundo superficial. Después de leerla tengo más deseos de ver la versión cinematográfica de Preminger, Bonjour Tristesse me ha llevado inevitablemente a recordar Nada de Carmen Laforet, ambas obras fueron escritas con pocos años de diferencia, en dos países muy distintos en ese momento y muestran el deseo de la juventud por definir su propio espacio, pero mientras que Bonjour Tristesse parece banal y tiene un final impactante, Nada es el maravilloso relato de la supervivencia desde las cenizas, Nada es otra historia en todo caso para otra ocasión, pero tomaré nota de Sagan para seguir indagando en sus mundos de sociedades sin propósito.

*Searching some book, not too long, on its original language, I have found Sagan´s Bonjour Tristesse, I have always thought of writer Françoise Sagan as a name associated to actress Jean Seberg, I did not know too much about the writer except for the two or three lines that well educated people will consider necessary for a trivial conversation, Sagan a French author of the XXth Century famous for her novel Bonjour Tristesse (Hello Sadness), novel adapted to cinema by Otto Preminger with Jean Seberg (of course) as the main character.
I thought Bonjour Tristesse would be a française version of The Catcher in the Rye, as I usually am I thought wrong; on the contrary the characters of Bonjour are more like those of The Great Gatsby. Everything starts in a wonderful villa at the French Mediterranean sea, under the sun, in the summer, Cécile is a young girl who acts as all young girl do, she is searching her place in the world, she is rebel, she is discovering the first love (or some pale version of it), but her world is being transformed and she revolts against the changes, she wants to keep her life exactly as it is. She is childish some times, others mature and even manipulative. She creates a strategy that reminded me those used in soap operas (or for that matter those used in Gossip Girl) even boring sometimes, I believe this was consciously made by Sagan, you thought of Cécile as stupid and naïf, and then a big event happens and you are shock.
After the event at the end of the story Cécile is in her bed and sometimes, before the day begins she feels something she is finally capable of recognize, is sadness, she has fought and won but she did not escape unharmed nevertheless her life will continue, same as before, without a purpose. I could not avoid thinking about Nada (Nothing) a book from Spanish author Carmen Laforet, written only some years before Bonjour Tristesse it also tells the story of a young woman, but the story of Nada is the fight for survival from scratch, Nada is a wonderful book for another post, though I will take note of Sagan and will keep investigating about her universe of nonsense societies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
La Costa Esmeralda por La Costa Esmeralda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.